Previo a comicios en Nicaragua

Ortega busca perpetuarse en el poder con “Estado policial”, acusa CIDH

El Presidente de Nicaragua reforzó un “Estado policial” para perpetuarse en el poder y mantener privilegios para él, su familia y aliados, denunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

9
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, enfrenta cuestionamientos sobre su política para gobernar.Foto: Archivo.
Por:
  • La Razón Online

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, reforzó un “Estado policial” para perpetuarse en el poder y mantener privilegios para él, su familia y aliados, denunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

En el informe “Concentración de Poder y Debilitamiento del Estado de derecho en Nicaragua” señala que a costa de la oposición, que suma 38 detenidos en cuatro meses, el sandinista busca otro mandato al cerrar toda oportunidad democrática a sus críticos, pues la sexta parte de los detenidos son aspirantes presidenciales, y la eliminación de partidos previo a los comicios.

Ortega) busca la perpetuación en el poder de forma indefinida y mantener privilegios e inmunidades en un contexto de represión, corrupción, fraude electoral e impunidad estructural

CIDH

El organismo también da cuentas en el documento de 70 páginas, de las ilegalidades cometidas por el régimen, mismas por las que organizaciones buscan retrasar el proceso y desconocer los resultados en caso de que se declare nuevamente ganador, y recuerda que con la alineación de todos los organismos el Ejecutivo ha mantenido su sello de aprehender y allanar a la disidencia que se interpone en su camino a otra reelección.

Evidencia “concentración del poder”

La CIDH refiere que, pese a recomendaciones desde hace casi una década, el régimen sólo ha endurecido acciones antidemocráticas al usar a diversas instituciones para actuar contra sus rivales.

Señala que no hay límites para el ejercicio del poder en Nicaragua pues todos los poderes están alineados al régimen y se han cometidos actos de nepotismo al designar a quienes respaldarán sus acciones sin importar las violaciones a derechos humanos. “Las distintas funciones del Estado no corresponden a órganos separados, independientes y equilibrados entre sí”, refiere.

Con ello, sostiene el país encara una situación tan grave como la de 2018, cuando Ortega y aliados emprendieron una dura represión cometiendo crímenes de lesa humanidad.

srv