Martes 26.01.2021 - 22:08

Para acelerar su muro, Trump se brinca leyes federales

Para acelerar su muro, Trump se brinca leyes federales
Por:

Presionado por cumplir una promesa de campaña, el presidente Donald Trump renunció a las regulaciones federales de contratos de obra pública que rigen en Estados Unidos, con el fin de acelerar la construcción del muro fronterizo.

El magnate tiene encima el compromiso de levantar unos mil 800 kilómetros de muro al inicio del próximo año.

Te puede interesar: Bolsonaro insulta a periodista brasileña con insinuación sexual

Este martes, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció que cerca de 300 kilómetros —que incluye tramos de la frontera en California, Arizona, Nuevo México y Texas— se podrán construir más rápido, debido a las exenciones, que afectan 10 estatutos; entre ellos el requisito de una competencia abierta.

“Trabajando con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y el Pentágono, el Departamento de Seguridad Nacional está ejerciendo su autoridad otorgada por el Congreso para renunciar a las regulaciones en seis sectores fronterizos de alto tráfico, lo que nos permitirá utilizar contratistas experimentados para construir millas adicionales del nuevo sistema de muro”, señaló la portavoz del DHS, Heather Swift, ayer.

Saltarse estas regulaciones es una opción a la que tiene derecho el presidente, en virtud de una ley de 2005, que otorga al jefe del DHS competencia para renunciar a las reglas que retrasan proyectos enmarcados bajo una declaratoria de emergencia de seguridad nacional.

Si bien dichas exenciones se han utilizado antes para evitar revisiones de impacto ambiental, es la primera vez que se aplican para eludir las normas federales de adquisiciones en el muro.

La Casa Blanca ahora espera que se puedan construir 150 kilómetros de muro este año, con lo que se alcanzarían 725 kilómetros desde que el presidente Trump asumió el cargo, en 2017, un punto de referencia que la administración ha promovido por mucho tiempo.

Ayer, el secretario de Seguridad, Chad Wolf, explicó que con estas exenciones, la administración “podrá acelerar muchos de nuestros contratos, de 30 a 45 a 60 días. Esperamos que eso acelere parte de la construcción”.

Las exenciones se aplicarán a seis de los nueve sectores de la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera mexicana: San Diego y El Centro, en California; Yuma y Tucson, Arizona; y tramos del río Bravo, en Texas.

RECHAZAN QUE EL PENTÁGONO FINANCIE LA BARRERA. Representantes demócratas, incluso republicanos, en la Cámara baja comenzaron a llamar a la Casa Blanca para que deje de cambiar miles de millones de dólares destinados al presupuesto del Ejército, para pagar la construcción del muro fronterizo.

El Comité legislativo de Servicios Armados rechazó la decisión del presidente de desviar 3.8 mil millones de varios programas antidrogas para el proyecto emblemático.

“La reprogramación es contraria a la autoridad constitucional; requiere que el Congreso tome medidas”, dijo el miembro del comité, Mac Thornberry, republicano de Texas, en comunicado.

El líder del Comité de Servicios Armados, el demócrata Adam Smith, consideró que la administración estaba “robando dinero” por el cumplimiento de una promesa de campaña.

La semana pasada, la Casa Blanca renovó la emergencia de seguridad nacional que justifica el muro por otro año, lo que provocó más indignación entre los demócratas. “El Congreso ha votado de forma bipartidista para rechazar la financiación del muro ineficaz y derrochador del presidente”, dijo la líder del Congreso, Nancy Pelosi.