Plantea proyecto para una nueva Carta Magna

Con medidas tipo 4T asume en Perú Pedro Castillo

Va contra corrupción, monopolios, evasión fiscal...; dona palacio para museo; acuden a la toma de protesta presidentes de izquierda y conservadores

Pedro Castillo
El izquierdista Pedro Castillo, ayer, al tomar posesión.Foto: Reuters
Por:
  • La Razón Online

Pedro Castillo, quien dará un viraje a la izquierda a Perú generó gran atención en el ámbito interno y en el internacional, luego de su llegada al poder tras una convulsión política que generó que el país tuviera en noviembre pasado tres presidentes constitucionales, pero no electos en las urnas.

A la toma de protesta del maestro de escuela primaria e hijo de campesinos acudieron mandatarios de gobiernos tanto de derecha como de izquierda.

En su juramento delineó lo que será una de sus mayores apuestas: “juro por un país sin corrupción y una nueva Constitución”.

La ceremonia que estuvo cargada de simbolismos como el sombrero chotano, típico de la región de Cajamarca que usó Castillo y la vestimenta: un traje azul con motivos indígenas bordados.

Durante su primer mensaje a la nación, el nuevo presidente detalló la explotación a la que han sido sometidos los peruanos desde la fundación, el Virreinato y hasta ahora y las diferencias persisten.

Señaló que los gobiernos de los últimos 30 años han defraudado al pueblo, por lo que el suyo será uno “con el pueblo y para el pueblo”, además de “construir de abajo hacia arriba”.

Castillo aseguró que no gobernará desde Palacio y éste será cedido al ministerio de las Culturas para que sea un museo.

“Tenemos que romper con los símbolos coloniales para para acabar con las ataduras de dominación que se han mantenido vigentes por tantos años”, dijo.

Entre sus primeros planes está enviar al Congreso, en el que no tiene mayoría, un proyecto de ley para reformar la Constitución, a fin de dar facultades al Estado para “promocionar, para vigilar y regular de acuerdo al interés de las mayorías”.

Afirmó: “todos saben, porque así lo hemos manifestado muchas veces, que una de nuestras principales banderas políticas, convertida ahora en una bandera de la mayoría del pueblo, es la convocatoria a una asamblea constituyente que dote a nuestra patria de una nueva carta magna que permita cambiar el rostro a nuestra realidad económica y social”.

Sobre los proyectos del socialista que pusieron a temblar a la élite económica, que por más de 30 años fue beneficiaria de políticas favorables al mercado, negó que pretenda estatizar la economía y afirmó que esos eran cuentos falsos.

“Es totalmente falso. No haremos nada de eso porque queremos que la economía mantenga orden y predictibilidad, que es la base de las decisiones de inversión”, dijo.

Aclaró que lo que en realidad pretende es que la economía de las familias, principalmente de las más vulnerables y de menores ingresos sea más estable y próspera.

El nuevo mandatario aseguró que no se pondrán en riesgo los logros conseguidos por la nación y afirmó que los cambios se pueden llevar a cabo respetando la propiedad privada, pero también anteponiendo por delante los intereses de la nación.

“La propiedad de las personas obtenida con esfuerzo y en el marco de la legalidad está garantizada por el Estado. Lo que nosotros propugnamos es que se acaben los abusos de los monopolios, de los consorcios que corrompen y cobran sumas artificialmente elevadas por los bienes y servicios básicos, como ha sucedido con el gas doméstico y las medicinas”, expresó.

Se busca también, explicó, que las grandes empresas no estafen al fisco a través de evasión o alusión tributaria y que el Estado cumpla su función supervisora y defensora del ambiente, del consumidor y de la sociedad.

Acerca de los nuevos proyectos de inversión, principalmente en minería, en la que el país es uno de los mayores productores de cobre en el mundo, el mandatario dijo que el gobierno tendrá que asegurarse de que éstos tengan responsabilidad social, por lo que planteó acordar con empresarios nuevos modelos. De lo contrario no se aprobarán proyectos.

Gráfico

Sin embargo ofreció a los empresarios de este sector un “escenario sin sorpresas para los actores, expulsando la corrupción”.

Castillo se comprometió en campaña gestar un “verdadero modelo” propio en su gobierno y que buscará elevar impuestos a la clave industria minera para financiar su objetivo de mayor inversión en salud y educación.

En torno a la pandemia que en el país ha causado la muerte de 195 mil 890 personas hasta ayer y ha contagiado a dos millones 104 mil 394, el nuevo mandatario prometió como primera gran tarea continuar con la lucha contra el Covid-19.

“No quiero dejar de recordar a todos los peruanos y peruanas que ya no están con nosotros. Honraremos su memoria asegurando que esto sea una prioridad”, señaló.

Dijo que su esfuerzo estará enfocado en agilizar la vacunación hasta cubrir al 70 por ciento de la población. Hasta ayer, se habían administrado 12 millones 480 mil 520 dosis, según la Universidad Johns Hopkins.

Por último, el gobernante hizo un llamado a dejar de lado diferencias políticas y trabajar en unidad por el bien de Perú.

A diferencia de anteriores presidentes electos que tenían conformado su gabinete en la víspera de su toma de mando, Castillo ha mantenido en resguardo la conformación de su equipo. 

El nuevo presidente de Perú estuvo acompañado en su toma de protesta por el canciller Marcelo Ebrard, los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; el de Chile, Sebastián Piñera; el de Colombia, Iván Duque; de Bolivia, Luis Arce; de Ecuador, Guillermo Lasso; el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao; y el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo.

El martes, Pedro Castillo se reunió con el rey de España.

  • El dato: Keiko Fujimori, excandidata peruana, aseguró que su partido, Fuerza Popular, será “un firme muro de contención” frente a la “amenaza de una Constitución comunista”, tras el discurso de Castillo.

JVR