Serán consideradas un acto de agresión, dice

Putin lanza advertencia ante posibles injerencias

Previo al arranque de las campañas presidenciales, el líder del Kremlin señala “rusofobia racista” de Occidente; subraya que cualquier intento de dividir a su país es un crimen

Vladimir Putin asiste a una sesión plenaria del Consejo Popular Mundial Ruso, ayer.
Vladimir Putin asiste a una sesión plenaria del Consejo Popular Mundial Ruso, ayer.Foto: AP
Por:
  • La Razón Online

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, emitió un discurso en el que advirtió a Occidente antes de las elecciones de marzo del 2024 que cualquier intromisión extranjera en su país sería considerada un acto de agresión.

Previo al arranque de las campañas electorales presidenciales, calificó la acción militar de Moscú en Ucrania como una batalla existencial contra supuestos intentos de Occidente de destruir Rusia.

Desde la invasión, Putin ha cambiado la narrativa de la guerra con Ucrania, al presentarla como la disputa entre la “sagrada” civilización rusa y un Occidente “arrogante” que, de acuerdo con el presidente ruso, está en decadencia cultural, política y económica.

En declaraciones ante el Consejo Popular del Pueblo Ruso, encabezado por el jefe de la Iglesia Ortodoxa de Rusia, el Patriarca Kirill, el jefe del Kremlin expresó que Occidente estaba presa de una “rusofobia racista” que presenta a los rusos como un pueblo de “esclavos” atrasados y advirtió que Estados Unidos, supuestamente, quería desmembrar y saquear los vastos recursos de Rusia.

“Estamos defendiendo la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo, el derecho histórico más elevado a ser Rusia: una potencia fuerte e independiente, un país-civilización”, declaró Putin.

Estamos defendiendo la seguridad y el bienestar de nuestro pueblo, el derecho histórico más elevado a ser Rusia: una potencia fuerte e independiente, un país-civilización

Vladimir Putin
Presidente de Rusia

El mandatario ruso subrayó que “cualquier intento de sembrar discordia interétnica e interreligiosa, de dividir nuestra sociedad, es una traición, un crimen contra toda Rusia. No permitiremos que nadie divida a Rusia”.

El mandatario ruso también declaró que Occidente ahora está fracasando en Ucrania y que su intento de derrotar a Rusia también ha fallado y afirmó que los intentos occidentales de aislar a Rusia con las sanciones más duras jamás impuestas a una economía importante eran evidencia de lo que él creía que era un racismo occidental histórico contra los rusos.

Ante esta situación, agradeció a los empresarios rusos por evadir las sanciones de Occidente. “Fue combinando los esfuerzos del Estado y las empresas que frustramos la agresión económica sin precedentes de Occidente: su guerra relámpago de sanciones fracasó”, expresó.

La campaña para las elecciones presidenciales comenzará el próximo mes y se espera que Putin se postule, un paso que aseguraría al menos otros seis años al mando del exespía de la KGB, que ha estado en el poder desde 2012, y previamente, del 2000 al 2008.

Cierran frontera con Rusia. En otro tema, Finlandia anunció que cerrará la última frontera vial que le queda con Rusia debido a sus preocupaciones sobre el tema migratorio, anunció ayer el primer ministro, Petteri Orpo, acusando a Moscú de socavar su seguridad nacional.

Helsinki ya cerró siete de sus ocho puestos de control a lo largo de su frontera con Rusia este mes tras un aumento en las llegadas de migrantes de Medio Oriente y África. Además, acusó a Moscú de conducir a los inmigrantes hacia la frontera finlandesa, por lo que Orpo afirmó que su país se enfrenta a una situación “excepcional”.

Las autoridades finlandesas informaron que alrededor de 900 inmigrantes han cruzado la frontera desde Rusia este mes, una cantidad significativamente mayor de lo normal y han acusado a Rusia de intentar crear una crisis migratoria en Finlandia tras la entrada de la nación nórdica a la OTAN este año.

La ministra finlandesa del Interior, Mari Rantanen, declaró que el último cruce fronterizo para el tráfico de vehículos que permanece abierto, Raja-Jooseppi, en el norte ártico de Finlandia, se cerrará a la medianoche de este miércoles, mientras que sólo un cruce ferroviario entre los dos países permanece abierto, pero únicamente para el tráfico de carga.