Lunes 18.01.2021 - 19:45

Reciben a pedradas a llegados de Wuhan

Reciben a pedradas a llegados de Wuhan
Por:

Residentes ucranianos, en oposición a la llegada de 72 evacuados de China, se enfrentaron ayer con la policía, quemaron neumáticos y arrojaron proyectiles contra un convoy de autobuses que transportaban a los provenientes de Wuhan, a quienes pusieron en cuarentena.

Al lugar arribaron, cientos de policías para poner orden. Los inconformes gritaban consignas de “vergüenza”.

Durante los enfrentamientos, se escuchó a un manifestante que sugería que deberían confinarlos en Chernobyl, el sitio del peor desastre nuclear del mundo en 1986. Otro sugirió llevarlos al parlamento, mientras que uno más dijo que el presidente Zelensky debería alojarlos él mismo si realmente creía que no había peligro.

Te puede interesar: Este es el mensaje que el terrorista de Fráncfort envió a todo EU

Ante la negativa de las personas, autoridades ucranianas informaron que todos los pasajeros a bordo habían sido examinados dos veces para detectar el virus antes de que se les permitiera volar, pero eso no fue suficiente para aplacar a los manifestantes.

No obstante que el país no tiene casos confirmados del virus, los ciudadanos de Novi Sanzhary temían que pudieran infectarse, a pesar de que las autoridades insistieron que no había peligro e hicieron un llamado especial del presidente Volodymyr Zelenskiy a que no se alertaran.

Entre los evacuados llegaron 45 ucranianos, 27 argentinos, así como ciudadanos de República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Costa Rica y otros países.

La protesta llevó a Zelensky a emitir una declaración en la que aseguró a los ucranianos que no había peligro, que las autoridades habían hecho todo lo posible para asegurarse de que el virus no se propagara a Ucrania. “Pero hay otro peligro que me gustaría mencionar. El peligro de olvidar que todos somos humanos y todos somos ucranianos”, expresó.

Agregó el presidente ucraniano que los evacuados “no expresan lo mejor de nuestra personalidad” y trató de asegurar a la gente que la cuarentena no significa peligro alguno para los vecinos de la aldea de Novi Sanzhary.

Por su parte, la cancillería argentina agradeció a Ucrania por su generosidad y a China por su colaboración.

La ministra Skaletska dijo que se uniría a los desalojados en la cuarentena de dos semanas para tratar de disipar las preocupaciones de los habitantes, a quienes exhortó a mostrar solidaridad y apoyo hacia los desalojados. “Estaba impactada por el pánico, rechazo, sentimientos negativos y agresión”, dijo. “Fue un impacto incluso mayor para las personas que fueron desalojadas de China”.

COVID-19 pone en jaque a Corea del Sur

En Corea del Sur se prenden alertas y sugieren un  cerco similar a los 2.5 millones de habitantes de la ciudad de Daegu, debido al riesgo de una infección colectiva a partir de un foco de contagio en una iglesia.

Se trata de una situación “muy grave”, advirtió el alcalde Kwon Young-jin, y pidió a los habitantes de la ciudad, situada a 240 kilómetros de Seúl, que se queden en sus hogares hasta nuevo aviso. Y es que, de los 104 casos registrados en todo el país, hasta 70 son de Daegu o sus alrededores, y muchos han sido vinculados a una mujer de 61 años. Descrita como “paciente 31”, sería lo que las autoridades sanitarias definen como un “supercontagiador”.

La afectada pertenece a la Iglesia cristiana Shincheonji, que el pasado domingo celebró una misa a la que asistieron un millar de personas, de las que al menos 90 presentan síntomas de COVID-19. Hasta 23 de los nuevos contagiados, 53 según el último recuento del Centro para la Prevención del Control de Enfermedades de ese país, estuvieron en ese culto.

Además, Corea del Sur informó ayer de la primera muerte por coronavirus en su territorio, un hombre del condado de Cheongdo, limítrofe con Daegu, quien falleció por una neumonía el pasado miércoles y a quien se le detectó después el virus en su organismo. La “paciente 31” también había visitado Cheongdo.

Redacción