Exige Ortega cesar injerencia

Preocupa a México captura de opositores en Nicaragua

Justifica Nicaragua acciones contra “usurpadores” en defensa de la soberanía nacional; mandatario advierte que su país no es una amenaza, pero amaga con responder ataques de manera frontal; garantiza elecciones libres

ortega
Policías de Nicaragua mantienen vigilada la casa de Cristiana Chamorro, desde el pasado 2 de junio.Foto: Reuters
Por:
  • La Razón Online

Ante el cúmulo de gobiernos y organizaciones internacionales que exigen detener la embestida contra opositores en Nicaragua, el régimen de Daniel Ortega exigió cesar toda injerencia y sanciones contra su administración y aliados.

Sostuvo que Nicaragua no representa una amenaza contra ningún país, como se ha advertido, y aseveró que los arrestos de hasta 13 rivales en las últimas semanas, seis tan sólo en dos días como el exvicecanciller Víctor Hugo Tinoco, son para evitar la vulneración de la soberanía nacional, ya que dichos políticos y aspirantes presidenciales, a quienes calificó de “usurpadores”, buscan coordinarse con líderes extranjeros para provocar bloqueos económicos contra el país en rechazo a su candidatura de reelección.

Y es que de acuerdo con la Policía Nacional la mayoría de los detenidos, algunos integrantes de Unamos —antes Movimiento Renovador Sandinista—, son investigados por delitos como menoscabar la independencia y autodeterminación del país, incitar a la injerencia extranjera, pedir intervenciones militares, desestabilizar y gestionar bloqueos comerciales contra Nicaragua y sus instituciones a sólo cinco meses de las elecciones.

Mientras que contra otros pesan cargos de terrorismo, fraude, traición, conspiración y lavado de dinero, este último es el caso de Cristiana Chamorro, aspirante que lidera las preferencias y quien fue la primera detenida en esta persecución que inició el pasado 2 de junio, mientras que el más reciente es el de Tinoco, quien según su hija fue arrestado por civiles encapuchados mientras se encontraban en un centro comercial de Managua.

Ante la represión y cacería denunciada por opositores, por la que algunos líderes mundiales tachan de autoritarios y dictadores a Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, el gobierno nicaragüense acusó “ataques implacables y sin precedentes” a causa de “usurpadores que lo único que tienen en común es su lealtad al Gobierno de Estados Unidos” para poner un alto a su gestión y sostuvo que responderá de manera frontal a todos los intentos de actuar en su contra.

En el texto “Nicaragua: En defensa de la soberanía nacional y el Estado de derecho”, el gobierno sandinista calificó de “crímenes de lesa humanidad” las sanciones contra funcionarios, familiares y aliados al asegurar que aplicar medidas coercitivas en tiempos de pandemia eleva la ilegalidad de tales acciones, esto en respuesta al congelamiento de activos de cuatro asesores por parte del Departamento del Tesoro estadounidense, entre quienes se encuentra su hija Camila Antonia Ortega Murillo.

Gráfico

Contrario a dichos señalamientos, Daniel Ortega se dijo comprometido con unas elecciones libres, justas y transparentes para noviembre próximo, hecho que han demandado partidos políticos en el país centroamericano desde que comenzó la embestida para detener y eliminar del camino toda competencia.

Asimismo, el régimen reprochó las acciones en su contra en especial cuando “Nicaragua siempre ha tenido como objetivo establecer relaciones bilaterales basadas en el respeto mutuo, la solidaridad y la cooperación”.

Además, Ortega se declaró aliado clave en la lucha contra el narcotráfico y crimen organizado; incluso cuestionó las intenciones de EU, país al que responsabiliza de financiar a opositores, y agregó que su nación ni siquiera es de las que han contribuido al alza y récords de cruces fronterizos en torno a la migración irregular que enfrenta dicha región.

Estas medidas se dan un día antes de que la Organización de los Estados Americanos (OEA) realice una sesión extraordinaria, de manera virtual, para abordar la situación de la nación centroamericana, a petición de varios gobiernos de la región, como Estados Unidos, Brasil, Canadá y Chile, entre otros.

Y es que ayer el gobierno de México se sumó a las expresiones y llamados internacionales por las acciones implementadas contra líderes nicaragüenses, entre los que se encuentran al menos cuatro aspirantes presidenciales.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) externó a nombre del Presidente Andrés Manuel López Obrador que “México ha seguido con preocupación las recientes acciones desplegadas por el Gobierno de Nicaragua”.

Y agregó, a través de su cuenta de Twitter, que con estricto respeto a su política de no intervención y autodeterminación le comunicó a dicha administración “su preocupación por la integridad y libertad de los detenidos”.

Por separado, el presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Alejandro Moreno, convocó a una reunión urgente de la “Comisión de Paz y Democracia: Mecanismo de Reacción y Resolución de Conflictos”, para analizar la situación que vive la región a fin de debatir cómo actuarán al advertir que adoptar la ruta de la exclusión o bloqueos sólo profundizará la crisis.

“Si no se actúa con sensibilidad y sensatez, los riesgos de ingobernabilidad e inestabilidad en la región centroamericana se acrecentarán”, sostuvo el líder priista.

  • El dato: Algunos de los rivales de Ortega fueron capturados por autoridades nacionales antes o después de ser citados a declarar por casos que se persiguen contra colaboradores.