Policías del Capitolio narran vejaciones y racismo

“Trump nos envió”, gritó turba en asalto

Agentes pensaron que morirían a manos de los simpatizantes del exmandatario; ayer, inició la primera sesión del comité especial para investigar los hechos del 6 de enero pasado

27-1
El 19 de julio, un tribunal federal dictó la primera condena de prisión por el asalto al Capitolio y ordenó cárcel de 8 meses para uno de los procesados.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

En la primera sesión del comité que investiga el ataque al Capitolio, cuatro oficiales de diferentes corporaciones que trataron de controlar a la turba el pasado 6 de enero en Washington, rindieron su testimonio.

Visiblemente afectados emocionalmente, los agentes describieron los ataques racistas, además de los golpes que recibieron de los simpatizantes del entonces presidente Donald Trump, quienes irrumpieron en el recinto con bates y palos de hockey.

“Una mujer con una camiseta rosa con las siglas MAGA (Make America Great Again, Que América vuelva a ser grande) gritó: ‘¡Escuchan eso, chicos, este n… votó por Joe Biden!’”, relató Harry Dunn, oficial de policía del Capitolio.

“Entonces la multitud, quizás alrededor de 20 personas, se unió gritando“ ¡Boo! ¡F… n…!”, dijo Dunn, quien agregó que nadie había usado esa palabra para dirigirse a él mientras portaba su uniforme.

Es tan descorazonador que personas así te ataquen sólo por el color de tu piel... mi sangre es roja, soy ciudadano estadounidense

Harry Dunn, Oficial de policía del Capitolio

El presidente del panel, el representante demócrata Bennie Thompson de Mississippi, presionó más a Dunn sobre cómo se sentía al ser un oficial afroamericano que enfrenta a racistas y soporta insultos raciales en los pasillos de la democracia.

“Es tan descorazonador que personas así te ataquen sólo por el color de tu piel”, respondió Dunn. “Una vez que pude procesarlo, me dolió. Mi sangre es roja. Soy ciudadano estadounidense. Soy un oficial de policía. Soy un oficial de paz “, manifestó.

A su vez, el sargento Aquilino Gonell contó que por la madrugada, cuando finalmente pudo llegar a su casa, los productos químicos que cubrían su uniforme le impidieron abrazar a su familia, y aunque hubo daño emocional, continuó laborando para defender el Capitolio.

“No pedimos medallas, ni reconocimiento; simplemente queremos justicia y rendición de cuentas. Para la mayoría de la gente, el 6 de enero ocurrió durante unas horas. Pero para los que estuvimos en el grueso del asunto, no ha terminado. Ese día sigue siendo un trauma constante para nosotros, literalmente, todos los días”, señaló.

Con información de AP