Jueves 22.10.2020 - 21:12

Trump presiona para derribar el impeachment

Trump presiona para derribar el impeachment
Por:

Dado que los artículos de juicio político (impeachment) contra el presidente de EU, Donald Trump, son “estructuralmente deficientes”, el Senado debe anular “un proceso fraudulento” y absolver “inmediatamente” al magnate, estableció la Casa Blanca, ayer, en un documento legal enviado por la defensa del mandatario a los legisladores a cargo de la acusación.

Los abogados de Trump escribieron que su cliente “no hizo absolutamente nada malo”, y acusaron a los demócratas de la Cámara de Representantes que lo llevaron a juicio de intentar anular los resultados de las elecciones de 2016 e “interferir en los comicios de 2020”.

Te puede interesar: Coronavirus, ¿qué se sabe de la misteriosa enfermedad que alarma al mundo?

“La única amenaza a la Constitución que los demócratas han sacado a la luz es su propia degradación del proceso de destitución y el pisoteo de la separación de poderes”, escribieron los abogados en el informe legal de 171 páginas.

El texto, que sienta las bases del argumento de defensa del presidente, tacha a los demócratas de “trivializar el acto trascendental del impeachment” y “pervertir el poder de la acusación, al convertirlo en una herramienta política partidista durante el año electoral”.

La presentación se produjo cuando los gerentes de juicio político designados por la Cámara de Representantes y el asesor legal de Trump llevaron a cabo los preparativos finales, antes de los procedimientos que comenzarán hoy martes, lo que marca el inicio sustantivo del tercer juicio de un presidente en la historia de EU.

Del lado republicano, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, aliado de Trump, distribuyó una resolución con las reglas básicas propuestas para el juicio y en la que también se prevén episodios “de contingencia”, en caso de que los demócratas tengan éxito al obligar a funcionarios clave a testificar.

Tanto los fiscales que acusarán a Trump (legisladores demócratas) como el equipo legal del mandatario luchan para persuadir a un pequeño grupo de senadores republicanos que decidirán si necesitarán testigos y pruebas adicionales para determinar el destino del acusado.

De acuerdo con las reglas de McConnell, cada parte en el juicio tendrá 24 horas para presentar sus argumentos iniciales, a partir del próximo miércoles, pero comprimidos en dos días de sesión.

Después de que los fiscales y los abogados de Trump presenten sus argumentos, los senadores tendrán 16 horas para interrogar a las partes opuestas.

Luego, se debatirá durante máximo cuatro horas sobre si considerar la posibilidad de citar a más testigos o documentos, seguido de una votación.

Las normas del juicio también permiten al equipo de Trump desestimar los cargos en cualquier momento.

El juicio del Senado tampoco admitirá automáticamente evidencia del proceso de la Cámara, una diferencia clave con respecto al impeachment del expresidente Bill Clinton, hace más de dos décadas. Aunque el material se pondrá a disposición de los legisladores, no será admisible, a menos que la mayoría lo apruebe.

La resolución enfureció a los demócratas; su líder, Charles Schumer, llamó a las reglas republicanas una “desgracia nacional” y acusó a McConnell de ocultar el testimonio y apresurar el juicio.

“Nos complace que el proyecto proteja los derechos del presidente a un juicio justo, y esperamos presentar una defensa vigorosa sobre los hechos y el proceso lo más rápido posible, y buscar una absolución rápida”, dijo Eric Ueland, director de asuntos legislativos de la Casa Blanca.

Se espera que los 53 senadores republicanos apoyen las reglas de McConnell. Una vez que se establezcan esos parámetros, comenzarán los argumentos formales.