Se alista para la ofensiva de Moscú

Zelenski pide apoyo a naciones europeas

Ante el parlamento del Reino Unido, el presidente ucraniano solicita aviones de combate para garantizar la victoria de su país; también se reúne con líderes de Francia y Alemania

El presidente francés, Emmanuel Macron (centro), durante una declaración conjunta con el presidente de Ucrania (izquierda), y el canciller alemán, Olaf Scholz (derecha), en el Palacio del Elíseo en París, ayer.
El presidente francés, Emmanuel Macron (centro), durante una declaración conjunta con el presidente de Ucrania (izquierda), y el canciller alemán, Olaf Scholz (derecha), en el Palacio del Elíseo en París, ayer.Foto: Reuters
Por:
  • La Razón Online

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, realizó una visita sorpresa al Parlamento del Reino Unido, donde dio un discurso en el que solicitó de aviones de combate para garantizar la victoria de su país sobre Rusia y agradeció al pueblo británico por su apoyo “desde el primer día” de la invasión de Moscú.

El líder ucraniano exhortó a los aliados a proporcionar jets de combate a su país que sean “alas para la libertad” y dijo que Ucrania necesita de todo tipo de suministros, no solamente aeronaves, sino también municiones y misiles de largo alcance. “Sin esto, habría un estancamiento que no traería nada bueno”, afirmó, además de calificar su visita a Gran Bretaña como “muy fructífera”.

Además, entregó al presidente de la Cámara de los Comunes un casco de la fuerza aérea ucraniana con la leyenda “Tenemos la libertad. Dennos alas para protegerla”, escrita por un piloto ucraniano.

En conferencia de prensa conjunta en la base de entrenamiento de Lulworth Camp, el primer ministro británico Rishi Sunak dijo que los aviones de combate eran “parte de la conversación” sobre el apoyo a Ucrania.

“Nada está descartado. Debemos armar a Ucrania a corto plazo, pero debemos reforzar Ucrania a largo plazo”, declaró Sunak, quien anteriormente se oponía a la entrega de aviones del Reino Unido y ahora ordenó una revisión del Ministerio de Defensa para determinar si se puede cumplir con la solicitud de Zelenski.

El primer ministro negó que haya reticencia y dijo que podría tomar hasta tres años entrenar a los pilotos ucranianos para que usen los aviones de combate británicos. Indicó que había problemas en la cadena de suministro y añadió que algunas de las aeronaves están vinculadas a tratados conjuntos con otros países.

El vocero de Sunak, Max Blain, dijo que el gobierno exploraba qué aviones tienen disponibles para dar en los próximos años, aunque todavía no está decidido si enviarán sus F-35 o sus Typhoons.

Cabe resaltar que Gran Bretaña ha proporcionado a Ucrania más de dos mil millones de libras (dos mil 500 millones de dólares) en armas y equipo.

Posteriormente, Volodimir Zelenski se trasladó a París, donde cenó con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y el canciller de Alemania, Olaf Scholz, en el Palacio del Elíseo. La visita representa un cambio en las relaciones del presidente ucraniano con ambas potencias europeas, que hasta hace unos meses en el país eslavo muchos consideraban que no estaban haciendo lo suficiente para ayudarlo.

“Ucrania puede contar con Francia, sus socios y aliados europeos para ganar la guerra. Rusia no puede y no debe ganar. Es necesario que adaptemos el apoyo militar necesario para Ucrania, para preservar su futuro”, dijo Macron en declaraciones recogidas por AP y añadió que discutirá las necesidades operativas de aquel país.

Zelenski resaltó que mientras más pronto tengan los aviones y las armas, terminará la guerra. “El reconocimiento y el agradecimiento forjan las alianzas. Francia y Alemania han estado al lado de Ucrania en todos estos meses. Se ha reforzado la unidad de Europa”, declaró.

La visita se produce en un contexto donde Ucrania se alista para una esperada ofensiva de Moscú y planea una estrategia para recuperar los territorios ocupados por las fuerzas rusas.

Este jueves, Zelenski se reunirá con los líderes de la Unión Europea en una cumbre en Bruselas, Bélgica, calificada por el canciller Olaf Scholz como “señal de solidaridad y comunidad europeas”.