Gobierno busca destinarlo al pago de deuda

FMI asigna 12.1 mil mdd a México; continúa debate sobre su destino

El Banxico dio a conocer que se concretó la entrega general de Derechos Especiales de Giro aprobada el 2 de agosto pasado; organismo internacional asevera que su uso inadecuado puede causar deudas insostenibles

Foto ilustrativa del FMI
Foto de la fachada del edificio del Fondo Monetario Internacional en Washington, EUFoto: Especial
Por:
  • Ana Martínez

México recibió 12 mil 117 millones de dólares bajo la asignación general de Derechos Especiales de Giro (DEG) que realizó el Fondo Monetario Internacional (FMI) a los países miembros; sin embargo, afirmó que ofrecerá asesorías y vigilancia del programa, pues su uso indebido puede generar “deudas insostenibles”.

El Banco de México (Banxico) informó que el objeto de esta asignación, que fue aprobada el 2 de agosto pasado por el equivalente a 650 mil millones de dólares a los países miembros, es proveer de liquidez adicional al sistema económico mundial mediante el fortalecimiento de las reservas internacionales de los países que forman parte del FMI y los recursos se distribuyen conforme a sus cuotas con el organismo internacional.

El DEG, explicó el FMI, no es una moneda ni un crédito, sino que representa un derecho potencial frente a las monedas de libre uso de los países miembros. Así, pueden canjearse por activos de libre uso.

“Esta última asignación se realizó para abordar la necesidad de reservas a escala mundial y a largo plazo, y ayudar a los países miembros a hacer frente al impacto de la pandemia de Covid-19, pero su uso inadecuado puede causar deudas insostenibles. Por tanto, se ofrecerán asesorías y vigilancia del programa”, manifestó.

A propósito, Citibanamex consideró que, ante la crisis derivada de la pandemia de Covid-19, se espera que el monto emitido dé un importante margen de acción a las autoridades financieras locales para usar estos recursos de acuerdo a la regulación nacional vigente.

Frente a la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador de utilizar los recursos para el pago de la deuda del país, señaló que requiere su conversión a otras monedas de uso generalizado, como el dólar estadounidense, euro, yen japonés, libra esterlina y renminbi chino.

.Gráfico: La Razón de México

“Se desea que Banxico transfiera el DEG (o su equivalente en alguna moneda dura) que formarán ya parte de la reserva internacional al Gobierno federal sin contrapartida, es decir, sin que la SHCP tenga que pagar en pesos a Banxico por esos recursos. La ley que establece la autonomía de Banxico respecto al gobierno federal, y en particular en lo relativo a préstamos o transferencias de reservas del primero al segundo, torna inviable dicha iniciativa”, sostuvo Citibanamex.

No obstante, mencionó que la SHCP sí puede utilizar los recursos (en moneda extranjera) de la reserva internacional para pagar deuda, pero implicaría que entregue al Banxico el equivalente en pesos, que no está relacionada con el DEG.

El debate por el uso de Derechos Especiales de Giro derivó en una confrontación entre el Presidente López Obrador y el subgobernador de Banxico, Gerardo Esquivel, la semana pasada. Por un lado, el integrante de la Junta de Gobierno del Banco Central recordó que, por Ley, la propuesta del mandatario no era posible.

En respuesta, el Ejecutivo lo calificó de “ultra tecnócrata, criticando que no se puede; no se puede porque no se quiere. Pero es que son muy cuadrados. Se va a hacer el planteamiento formal al Banco de México”.

Banxico aclaró que una de las operaciones permitidas con la reserva de activos internacionales consiste en que el Gobierno federal, a través de operaciones cambiarias pueda contar con moneda extranjera para cumplir con sus obligaciones en divisas. “De esta manera, la Tesorería de la Federación puede comprar o vender divisas con el Banco de México con recursos del propio Gobierno Federal a precios de mercado”.

El FMI agregó que para respaldar a los países y garantizar la transparencia y rendición de cuentas, proporcionará un marco para evaluar las implicaciones macroeconómicas de la nueva asignación, su tratamiento estadístico y gobernanza, y cómo podría afectar a la sostenibilidad de la deuda.

También presentará evaluaciones periódicas sobre las tenencias, transacciones y negociación de DEG, incluido un informe de seguimiento sobre su uso dentro de dos años. Finalmente, Banco de México informó que la asignación se verá reflejada en su estado de cuenta semanal que dará a conocer el 31 de agosto de 2021.