La FAA realiza auditoría

Intensifican supervisión a Boeing

Su modelo MAX 9, que tuvo un incidente en un vuelo de Alaska Airlines, tiene “problemas significativos”, dijo la autoridad de EU; registra otro percance, ahora con la aerolínea ANA

La FAA ordenó dejar en tierra a 171 aviones Boeing 737-9 MAX tras el incidente que tuvo Alaska Airlines; de éstos, 19 los tiene Aeroméxico.
La FAA ordenó dejar en tierra a 171 aviones Boeing 737-9 MAX tras el incidente que tuvo Alaska Airlines; de éstos, 19 los tiene Aeroméxico.Foto: Pixabay
Por:
  • La Razón Online

Tras el incidente en uno de los aviones de Alaska Airlines y, recientemente, de la aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA), el fabricante Boeing sigue en el ojo del huracán.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) aumentará, de forma significativa, la supervisión en los procesos de fabricación de Boeing, con una nueva auditoría de la línea de producción del 737-9 MAX. El administrador de la FAA, Mike Whitaker, dijo a la cadena CNBC que el nuevo MAX 9 tiene “problemas significativos” y “creemos que hay otras dificultades de fabricación”.

Hace unos días, un vuelo de Alaska Airlines a bordo de ese modelo de Boeing, que viajaba de Oregon a Ontario, California, realizó un aterrizaje de emergencia después de que parte de la pared de la aeronave se desprendiera, dejando un enorme agujero en el costado del avión. La unidad llevaba a bordo a 171 pasajeros y seis tripulantes, los cuales están a salvo.

Este fin de semana se dio a conocer otro incidente para el fabricante. El Boeing 737-800 de la aerolínea ANA regresó a su aeropuerto de origen al detectarse una grieta en una ventanilla.

El vuelo se dirigía al aeropuerto de Toyama, pero regresó a la terminal de Sapporo-New Chitose, sin que se registraran heridos entre los 59 pasajeros y seis tripulantes.

La declaración de la FAA se produce un día después de que anunciara una investigación formal sobre el desprendimiento de un panel de un 737 MAX 9 de Alaska Airlines. La autoridad estadounidense dijo que los resultados de la auditoría “determinarán si son necesarias revisiones adicionales” a las realizadas.

Asimismo, afirmó que también reexaminará su decisión de delegar algunas responsabilidades a Boeing y evaluará trasladar algunas funciones bajo entidades independientes de terceros.

“La inmovilización del 737-9 y los múltiples problemas relacionados con la producción identificados en los últimos años nos obligan a estudiar todas las opciones para reducir el riesgo”, dijo Whitaker en un comunicado.

Por su parte, Alaska Airlines informó que también fortalecerá los procesos de revisión de la producción de Boeing, a través de un equipo técnico especialziado. De los 171 aviones que la FAA ordenó inmovilizar tras el incidente, la aerolíea tiene 65 en su flota.

Al respecto, la Autoridad Aeronáutica Civil de Panamá informó que prohibió temporalmente todas las operaciones de las aeronaves Boeing 737-9 MAX.

En tanto, Aeroméxico señaló el viernes pasado que, atendiendo las decisiones de la Administración Federal de Aviación, sus 19 aviones Boeing 737 MAX-9 continúan en tierra hasta que dicha autoridad y el fabricante mundial definan las inspecciones necesarias para su regreso a servicio.

Esta situación ha generado la cancelación de cientos de vuelos nacionales e internacionales. Tan sólo la semana pasada, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) señaló que Aeroméxico había cancelado al menos 131 operaciones, con afectaciones a poco más de 19 mil pasajeros.

“Lamentamos mucho los inconvenientes que han tenido algunos de nuestros clientes por este caso fortuito y ajeno a nuestro control. Seguiremos trabajando intensamente para mitigar las afectaciones a nuestros clientes, brindándoles toda la asistencia posible”, señaló la aerolínea, quien destacó que la seguridad de sus pasajeros es lo primero.