• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Gerardo Corona, subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico de Sectur. Foto: Especial

El crecimiento del turismo en México, de 12 por ciento en la llegada de visitantes y de 10 por ciento en derrama económica, se ha mantenido gracias a sus atractivos, como su cultura, gastronomía y playas; por su ubicación privilegiada, cerca de los grandes países emisores de viajeros, como Estados Unidos y Canadá; la facilitación de la inversión en el sector y su infraestructura.

El subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico de la Secretaría de Turismo (Sectur), Gerardo Corona González, dijo a La Razón que el crecimiento del sector sí se debe a sus atractivos, ubicación, inversión y conectividad, pero también a la constante creación de productos que brinden experiencias, ante un mercado cambiante en gustos y preferencias.

Comentó en entrevista que los turistas buscan algo diferente, y ahora la experiencia está sobre la promoción. “Sí hay que hacer promoción, pero hay que tener productos basados en experiencias”, como los deportivos, culturales, gastronómicos o de naturaleza que recientemente se han atraído o mantenido en el país, un ejemplo de ello son los partidos de la NFL, la Fórmula 1 o el desfile de Día de Muertos.

¿Cuál es el panorama para el turismo al cierre de 2017? Las cifras que tenemos hablan de un crecimiento de doble dígito hasta septiembre. Estamos cercanos al 12% en la llegada de extranjeros y casi 10% en divisas, lo que nos hace prever un gran cierre del año; pero también se ve un buen panorama a nivel nacional, pues 85 centavos de cada peso los generan los mexicanos.

¿Cuál ha sido la estrategia para mantener el crecimiento de más de 10%? México es un mundo en sí mismo, tiene grandes atractivos, gastronomía, cultura, playa, Pueblos Mágicos, Ciudades Patrimonio, pirámides; tiene una ubicación privilegiada, está cerca de los mercados potentes emisores, que con promoción enfocada, facilitación de la inversión, del financiamiento, planeación y ordenamiento, además de alinear la estrategia con empresarios, nos permite que el sector tenga este nivel de crecimiento en los últimos años.

Es un trabajo diario y constante entre todos los participantes: el Gobierno federal, los empresarios, la academia, todos los que integran el sector, como las líneas aéreas y  los restaurantes, además de la transversalidad, infraestructura, un ambiente de negocios favorable para el país, todo está puesto para que nos visiten y todas las partes generan un entorno favorable para que el sector siga siendo un motor para el desarrollo económico del país.

¿Qué tanto ha servido promocionar más experiencias que destinos? Los turistas buscan algo diferente y ahora la experiencia está sobre la promoción; sí hay que hacer promoción, pero hay que tener productos basados en experiencias. Se trabaja en generar productos deportivos, culturales, gastronómicos, de naturaleza, religiosos, para que la gente viva experiencias. Eso lo convierte en un mercado potente, pues invita al turista a regresar y descubrir otros productos.

Proyectos como el de NFL o F1, ¿qué tipo de turistas atraen? Atraen a ambos mercados, el nacional y el extranjero. Son productos muy importantes, no sólo por los eventos, sino porque a nivel mundial se muestra al país, la marca México suena constantemente en el extranjero. Tiene doble efecto, hacia los que nos visitan y generan derrama económica por su asistencia, por el gasto en restaurantes, hospedaje y actividades extras; pero también genera interés en las personas que nos observan desde lejos. Se generan impactos mediáticos a nivel internacional, funcionan como ventanas para promover lo que tenemos.

 

“Cuando hablamos de programas sólidos, que generan buenos resultados, no tienen que estar acotados a un sexenio; los Pueblos Mágicos son un ejemplo de un buen programa, ya tiene 16 años y ha traspasado administraciones que potencian su desarrollo”

 

¿Para el próximo año prevén nuevos proyectos de este tipo? Todos los estados hacen esfuerzos por llevar productos y experiencias a sus localidades, que se suman a los eventos nacionales. Se van a continuar y consolidar para el siguiente año los que ya tenemos y además serían transexenales, pues se firmaron para los próximos años.

¿Qué tan importante es que sean transexenales? Cuando hablamos de programas sólidos, que generan buenos resultados, no tienen que estar acotados a un sexenio; los Pueblos Mágicos son un ejemplo de un buen programa, ya tiene 16 años y ha traspasado administraciones que siguen potenciando su desarrollo y generan valor a la marca; el programa sigue conectando al país con el turismo nacional. Otro ejemplo es Viajemos Todos por México, el cual ha trabajado esta administración y que se conecta con la estrategia de Pueblos Mágicos. Conéctate al Turismo es un plan que potencia la proveeduría y alinea la cadena de valor. Los programas que han demostrado su eficiencia, seguramente las siguientes administraciones los seguirán teniendo.

¿Qué tanto funcionan las rutas turísticas, como la del tequila, visitas a  viñedos o experiencias, como el nado con el tiburón ballena? Todo tiene su valor, la parte vitivinícola tiene gran potencial, es una industria en crecimiento, y la enología empieza a ser un atractivo. Querétaro, Valle de Guadalupe en Baja California, Parras en Coahuila, son lugares que ofrecen experiencias cuando se visita el viñedo, tienen hospedaje, artesanías, bebida; la gente quiere ir a conocer qué está sucediendo, tomar la naturaleza, la gastronomía, la cultura, la enología. El país es muy rico y muy amplio, y eso es lo que genera la oferta y el gran valor de México.

¿La modificación en la promoción se debe al cambio en los gustos y el perfil de las personas? Todos tenemos que cambiar, cambian los gustos, los mercados, los consumidores, pero también la oferta, la inversión, la visión de los empresarios, tenemos grandes empresarios en México que compiten de manera directa con las grandes cadenas y los grandes destinos. Tenemos un país que sabe reaccionar y que sabe adaptarse rápidamente a estos cambios alternativos que buscan los nuevos mercados en temas de oferta turística del país.

¿Cuáles son los retos para 2018, además de trabajar con la percepción de inseguridad? Nuestro trabajo es seguir promocionando nuestro país, desarrollar los productos y las condiciones para que la inversión llegue y sigan viniendo visitantes. El crecimiento de 2017 tiene la tendencia de doble dígito y esperamos que se mantenga, no vamos a esperar al 2018, ya estamos trabajando y previendo cómo vendrán los siguientes meses.

Se seguirá haciendo mayor promoción y diversificación de los mercados, vamos a  seguir trabajando en infraestructura, conectividad, con cadenas de valor, financiamiento a través de la banca de desarrollo, certificación, ordenamiento urbano, sustentabilidad, todo lo que hacemos lo tenemos que seguir haciendo porque eso es lo que está en nuestras manos para que el turista siga llegando al país.

Compartir