Avanza del Aa1.mx

Moody’s sube a Aaa.mx en la escala nacional de CFE; perspectiva sigue negativa

Moody’s apuntó que aunque el alza de las calificaciones es poco probable a corto plazo, la perspectiva podría estabilizarse si la calificación del Gobierno de México también lo hace

Roban oficinas de la CFE tras hacerse pasar por empleados
Moody’s sube a Aaa.mx de calificación de CFE en la escala nacional; perspectiva sigue negativaFoto de archivo
Por:
  • La Razón Online

Moody's de México subió la calificación en escala nacional de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a Aaa.mx desde Aa1.mx, al tiempo que afirmó la nota en escala global de Baa1; la perspectiva permanece negativa.

“El alza de la calificación en escala nacional de México de CFE a Aaa.mx de Aa1.mx reconoce el perfil crediticio resiliente de la empresa dado que presta un servicio esencial” dijo la analista de la agencia evaluadora, Roxana Muñoz.

“Reconocemos que el respaldo del Gobierno de México continuará dado el marco institucional que busca beneficiar a la compañía, lo cual mitiga un potencial deterioro de las métricas crediticias, resultando en una posición relativamente más fuerte que sus pares calificados como Baa1”, añadió.

Aunque el Gobierno de México no garantiza las obligaciones de deuda de CFE, Moody's consideró que existe una probabilidad significativa de apoyo del dado el estatus de la compañía como entidad propiedad del Gobierno y su importancia estratégica para la economía del país en general.

La estimación de Moody's de una muy alta dependencia de incumplimiento refleja la opinión de la calificadora de que CFE comparte varios factores de riesgo en común con el Gobierno.

Precisó que la perspectiva se mantiene negativa y refleja la perspectiva de calificación del Gobierno de México, el proveedor de apoyo, el cual genera una mejora de calificación bajo nuestro marco analítico para emisores relacionados con el gobierno (GRI).

La perspectiva negativa también refleja la incertidumbre en torno a la decisión de la compañía respecto a la combinación de deuda y capital para fondear el gasto de capital creciente, lo que podría conducir a un deterioro prolongado o mayor al esperado de los indicadores crediticios.

Moody’s apuntó que si bien el alza de las calificaciones es poco probable en el corto plazo, la perspectiva podría volver a ser estable si la calificación del Gobierno de México se estabiliza.

En tanto, podría haber presión a la baja en las calificaciones si se produce una baja de la nota soberana o si se espera una disminución del apoyo implícito del Gobierno.