Cae 12% anual en primer trimestre

Pega falta de insumos a producción de autos

La contracción obedece a la ausencia de semiconductores y resinas plásticas para fabricar coches, informa la AMIA; industria de autopartes descarta una planta en México

9
La producción automotriz en México ha padecido también por lo que ha arrojado la crisis COVID-19.Foto: Especial.
Por:
  • Ana Martínez

Al cierre del primer trimestre del año, la producción y exportación de autos ligeros tuvieron resultados negativos, debido principalmente a la escasez de semiconductores, la falta de suministro de gas natural en febrero pasado, que frenó la operación de armadoras y la fabricación de resinas plásticas. 

El total de vehículos fabricados de enero a marzo fue de 821 mil 124 unidades respecto a los 933 mil 567 unidades que se registraron en el mismo periodo de 2020, lo que representó una reducción de 12 por ciento. En volumen es su nivel más bajo desde 2016, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Del total de unidades, 26.4 por ciento fueron autos (216 mil 483) y 73.6 por ciento (604 mil 641) fueron camiones ligeros. La armadora que menos fabricó en el periodo fue FCA México, que incluye las marcas Chrysler y Fiat, con un descenso de 30.5 por ciento, mientras que General Motors cayó 24.6 por ciento. 

Fausto Cuevas, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), comentó que la baja en producción respondió a la falta de semiconductores y resinas plásticas (por la escasez de suministro de gas natural en febrero) para fabricar un automóvil, lo que afectó el ritmo de las firmas que se dedican a ensamblar estas unidades. 

“Nuestra expectativa es que conforme se vayan recuperando el abastecimiento de semiconductores esto se irá corrigiendo hacia adelante. La producción tuvo un crecimiento relevante en todos los vehículos en su comparación mensual”, refirió el directivo. 

Tan sólo en marzo, la fabricación de vehículos ligeros creció 12.52 por ciento, con 303 mil 545 unidades, lo que responde en parte a un efecto rebote por la baja base de comparación del mismo mes de 2020, cuando comenzó la pandemia de Covid-19. 

Estos factores también afectaron las exportaciones, que decrecieron 13.24 por ciento en el tercer mes del año, su peor nivel desde 2016. El Inegi detalló que disminuyeron 14.1 por ciento en el primer trimestre del año, al enviarse al extranjero 693 mil 639 automotores. 

El presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albín, estimó que el segundo semestre del año se normalizará la escasez de semiconductores, mientras que la producción de resinas “ya está resuelta” y sólo afectó en las últimas dos semanas. 

Descartó la posibilidad de instalar una fábrica de chips en México para disminuir la dependencia del mercado asiático en estos insumos. “México no compite, porque no se tiene una política fiscal atractiva para la inversión y el costo de energía eléctrica tampoco es viable. En el primer ensamble no es viable”, dijo. 

Del total del mercado de chips, agregó, la industria automotriz sólo representa 5.0 por ciento, pues la mayor parte se encuentra en el sector eléctrico-electrónico. Por este motivo, afirmó, no es este sector el que atraerá este tipo de inversiones al país. Destacó que para abrir una planta de esta naturaleza se debe invertir tres mil millones de dólares.