Resultado es peor a la estimación oportuna

La recuperación se frena por atorón en sector servicios

PIB se contrae 0.4% en tercer trimestre; sector terciario cae 0.9%; AMLO sostiene crecimiento de 6%; plan de reactivación da resultados: Clouthier

28
El Presidente López Obrador en su conferencia matutina, ayer.Foto: Especial
Por:
  • Ivonne Martínez

La economía mexicana frenó cuatro trimestres de recuperación tras el golpe de la pandemia de Covid-19, al contraerse 0.4 por ciento entre julio y septiembre de 2021, afectada por la tercera ola de la pandemia de Covid-19, la crisis de chips y la reforma que limitó la subcontratación o outsourcing en el sector servicios.

Así lo confirmó el retroceso también de 0.4 por ciento que registró el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en el noveno mes del año, mostrando una moderación en comparación con la baja de 1.6 por ciento en agosto pasado, pero su segundo descenso mensual consecutivo.

Pese a la caída del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la economía está en crecimiento y se cumplirá su pronóstico de 6.0 por ciento este año, con una recuperación en forma de “V”, tras el desplome de 8.5 por ciento en 2020, el peor desempeño en 88 años, desde la Gran Depresión de 1932.

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, coincidió con el mandatario, al afirmar que el plan de reactivación económica está dando resultados, como lo muestra el crecimiento de 27 por ciento que registra el comercio exterior de México de enero a septiembre de este año respecto a igual periodo de 2020.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía reportó que el PIB de México disminuyó 0.4 por ciento en el tercer trimestre de 2021 respecto al trimestre previo, su primera caída luego de cuatro trimestres de recuperación tras el impacto por la pandemia.

Gráfico

Además, el PIB del periodo julio-septiembre de este año se revisó a la baja en comparación con la estimación oportuna publicada hace un mes, que calculaba un retroceso de 0.2 por ciento respecto al trimestre previo.

Por componentes, informó que las actividades Terciarias (servicios) bajaron 0.9 por ciento, mientras las Primarias (agropecuarias) crecieron 1.3 por ciento y las Secundarias (industrias) se incrementaron 0.3 por ciento en el tercer trimestre frente al previo.

Señaló que el PIB registró un alza de 4.7 por ciento en el tercer trimestre del año respecto a igual lapso de 2020, con lo que hila dos periodos de avance a tasa anual, pero menor al 4.8 por ciento previsto con la estimación oportuna.

Por actividades económicas, agregó, las actividades Secundarias avanzaron 5.1 por ciento, las Terciarias 4.4 por ciento y el de las Actividades Primarias ascendió 0.3 por ciento anual entre julio y septiembre de este año.

El Inegi señaló que durante los primeros nueve meses de 2021 el PIB acumula un aumento de 6.4 por ciento con relación a igual periodo de 2020, con cifras desestacionalizadas.

También informó que el IGAE cayó 0.4 por ciento en septiembre respecto a agosto, su segundo descenso mensual consecutivo, debido al descenso de 1.4 por ciento en las actividades Primarias y Secundarias, cada una, mientras que las Terciarias se redujeron 0.3 por ciento.

En su comparación anual, la actividad económica avanzó 1.3 por ciento en septiembre, debido al aumento de 1.7 por ciento de las actividades Secundarias y de 1.2 por ciento de las Terciarias, en tanto que las Primarias retrocedieron 1.7 por ciento real anual.

El mandatario federal aseguró que México cumplirá con el pronóstico de crecimiento de 6.0 por ciento en 2021, al señalar que el mejor indicador de la recuperación económica es la creación de empleos formales.

“Está creciendo la economía y se cumplirá con el pronóstico de que vamos a crecer este año 6.0 por ciento, y sí fue una ‘V’ y hay varios indicadores, yo creo que el mejor indicador es el de la creación de empleos formales”, dijo desde Zacatecas, donde se desahogó la conferencia matutina.

Destacó que casi se llega a 21 millones de trabajadores inscritos al IMSS, una cifra sin precedentes con la que ya se rebasó el número de empleados previo a la pandemia, además de que ya se superó en 400 mil el número de puestos de trabajo perdidos.

En un evento del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Tecnología e Inversión (Comce), Clouthier destacó que la recuperación del comercio exterior, que avanzó 27 por ciento de enero a septiembre, refleja que el plan de reactivación económica está dando resultados.

“Sin duda, la actividad económica camina. De acuerdo con la estimación de octubre del Banco de México, la tasa de variación anual del PIB para 2021 será de 6 por ciento”, apuntó Clouthier más tarde en comparecencia ante diputados.

  • El dato: El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) permite conocer y dar seguimiento a la evolución del sector real de la economía, en el corto plazo.

Ya se habla de “estanflación” en México, dice Banco Base

Con la caída de 0.4 por ciento que registró el Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre del año y la inflación de 7.05 por ciento en la primera quincena de noviembre, la más alta en 20 años, ya se habla de una “estanflación” en México; es decir, un estancamiento económico con una inflación que no cede, de acuerdo con Banco Base.

La directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, Gabriela Siller, afirmó que ya se ve un freno en la recuperación económica de México tras el dato del PIB en el tercer trimestre, que fue revisado a la baja de una caída de 0.2 por ciento prevista con la estimación oportuna publicada hace un mes, a 0.4 por ciento, su primera contracción tras cuatro trimestres de recuperación luego del golpe de la pandemia de Covid-19.

Durante su participación en el XXVII Congreso del Comercio Exterior Mexicano, señaló que este resultado confirmó un freno en la recuperación económica de México, que ya iba bastante lenta, y además revisa a la baja los tres trimestres previos.

“Con esto es muy posible que la economía mexicana, si bien nos va, crezca alrededor del 6 por ciento, siendo solamente un efecto rebote tras la caída de 8.5 por ciento del año anterior”, estimó en el evento organizado por el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Tecnología e Inversión (Comce).

Gráfico

Precisó que no sólo se puede echar la culpa a la pandemia del desplome del año pasado, ya que la economía mexicana venía con una tendencia negativa desde finales del 2018 y no se aplicó una política fiscal contracíclica que detuviera las caídas del PIB por el impacto del COVID-19 y sentará las bases para una rápida recuperación.

Además, dijo Siller, la inflación está en niveles bastante altos, de 7.05 por ciento en la primera quincena de noviembre de este año y con muchos sobresaltos en el mercado financiero.

Esto, abundó, luego de que el Presidente Andrés Manuel López Obrador retiró la nominación del exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, para encabezar el Banco de México y ahora se proponga como gobernadora a Victoria Rodríguez, subsecretaria de Egresos.

Consideró que el hecho de que no haya una explicación sobre esto, se resiente en el mercado con tipos de cambio por encima de 21 pesos por dólar y se presenta un escenario pesimista en el cual ya es muy probable que cierre el año en 21.30 pesos por dólar.

La directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base apuntó que el comportamiento del tipo de cambio también seguirá presionando a la inflación, “y con todo esto se habla de una estanflación en México”.

Estanflación es la “situación de una economía en la cual se presenta una reducción en el nivel de la actividad económica, acompañada por una inflación elevada y creciente”, de acuerdo con el glosario de Educa Banxico, el portal de educación del banco central mexicano.

Ayer mismo el Banco de México dio a conocer las minutas de su reunión del 11 de noviembre, en donde incrementó la tasa de interés referencial en 25 puntos base para dejarla en 5.0 por ciento, como mecanismo para contrarrestar el aumento en la inflación.

En dicha reunión, los integrantes de la Junta de Gobierno del órgano monetario hicieron énfasis en los riesgos globales, los cuales dijeron, están relacionados con la pandemia, las presiones inflacionarias y los ajustes a las condiciones monetarias y financieras.

La mayoría de los miembros destacó que la inflación global siguió presionada por los cuellos de botella en la producción, principalmente por la recomposición del gasto hacia las mercancías, así como por el incremento en los precios de los alimentos y los energéticos.

Aunque la mayoría de los miembros confía en que los efectos de las presiones inflacionarias globales sean transitorios, éstas podrían disiparse hacia finales del próximo año, conforme avance el control de la pandemia.

Respecto a México, la mayoría de los miembros indicó que, debido a la profunda integración económica con Estados Unidos, la mayor inflación en este país ha contribuido al repunte de los precios al consumidor en el país.

Con información de Berenice Luna y Roberto Cortez