404 Not Found

404 Not Found


nginx
Avatar del Ángel Papadópulos

Ángel Papadópulos

Neymar y Mbappe: un dúo como ninguno

TIEMPO DE COMPENSACIÓN 

Ángel Papadópulos
Ángel Papadópulos
Por:
  • Ángel Papadópulos

Se disputó la ida de los cuartos de final de la Champions League en Europa, una jornada con partidos llenos de acción. El martes, el Real Madrid recibió al Liverpool en una revancha de la final de 2018. Ambos equipos llegaron plagados de lesiones en el sector defensivo, lo que sólo pareció reflejarse en la escuadra inglesa, que no pudo contener al equipo blanco.

Mucho del éxito del actual campeón de la Premier League se le puede atribuir a la excelente presión que constantemente ejerce sobre la defensa rival en la salida. Sin embargo, esta fue inexistente contra un Madrid que fácilmente rompió líneas a través de una actuación brillante de Toni Kroos, quien completó el 90% de sus pases, además de crear 5 oportunidades. El alemán logró aprovechar los errores defensivos del joven lateral derecho del Liverpool, Trent Alexander Arnold, para generar oportunidades de gol con la explosividad de Vinicius Jr. Los problemas de los Reds no acabaron en su falta de presión, ya que casi no amenazaron a la mermada defensa madrileña debido a su falta de creatividad en la mitad de la cancha. Es difícil atribuir esta derrota a un factor específico, algo que se ha convertido en la norma en esta confusa temporada para el Liverpool que parece estar plagada de “mala suerte”.

El Real Madrid tuvo una actuación eficiente, sin necesidad de ser ostentosa, simplemente aprovechó las deficiencias del club inglés. Después de una actuación para el olvido, el Liverpool necesitará un milagro como el que logró contra el Barcelona para vencer a los blancos.

El miércoles, el Paris Saint-Germain y el Bayern Múnich disputaron un encuentro electrizante lleno de ocasiones de gol. Kylian Mbappé y Neymar demostraron por qué son el dúo más peligroso en el futbol mundial, concretando las pocas oportunidades que tuvieron a lo largo del encuentro ayudados por un Manuel Neuer que estuvo lejos de su mejor nivel en el arco de los bávaros.

La escuadra alemana tomó la iniciativa del partido y generó muchas más oportunidades que los parisinos, pero le faltó toda la definición que los actuales campeones de la Ligue 1 sí tuvieron. El Bayern echó de menos la presencia del mejor nueve del mundo, Robert Lewandowski, quien sufrió una lesión jugando para la selección polaca.

A pesar de conceder tres tantos en la derrota en casa, los bávaros deberían sentirse orgullosos después de dominar el encuentro de principio a fin. El entrenador Hans-Dieter Flick atribuyó la derrota a mucha mala suerte, pero pienso que las maravillas de Mbappé y Neymar no son logradas por su fortuna.

No contarán a su talismán polaco en la vuelta la próxima semana, por lo tanto tendrán que depender de otros jugadores para concretar la enorme cantidad de oportunidades que generen si quieren vencer a un equipo de París que parece tener precisión quirúrgica en su estadio.