Arturo Damm Arnal

Del crecimiento

PESOS Y CONTRAPESOS

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

En términos anuales, comparando cada trimestre con el mismo del año anterior, durante el tercer trimestre de este año el Producto Interno Bruto, PIB, que es la producción de bienes y servicios para el consumo final, con la cual se mide el crecimiento de la economía, creció 3.3 por ciento.

Un trimestre antes, durante el segundo del año, lo hizo al 3.4. Un año antes, a lo largo del tercero de 2022, lo hizo al 5.0. En los dos casos, menor crecimiento.

En términos anuales las actividades primarias (aprovechamiento de recursos naturales, que aporta el 4.1 por ciento del PIB), crecieron 5.5 por ciento; las secundarias (industrias, que aportan el 33.3), 4.4; las terciarias (servicios, que aportan el 62.6), 2.6. Las que más aportan crecieron menos.

Durante los tres primeros trimestres del año, en términos anuales, el crecimiento promedio del PIB fue 3.4 por ciento. Un año antes fue 3.8. Menor crecimiento.

En términos trimestrales, comparando cada trimestre con el trimestre inmediatamente anterior, durante el tercer trimestre de este año el PIB creció 1.1 por ciento. Un trimestre antes, durante el segundo del año, lo hizo al 0.9. Un año antes, a lo largo del tercero de 2022, lo hizo al 1.2. En el primer caso, mayor crecimiento. En el segundo, menor.

En términos trimestrales las actividades primarias crecieron 2.6 por ciento, las secundarias 1.3, las terciarias 0.9. Las que más aportan crecieron menos.

Durante los tres primeros trimestres del año, en términos trimestrales, el crecimiento promedio del PIB fue 0.9 por ciento. Un año antes fue 1.3. Menor crecimiento.

De las cuatro comparaciones, tres resultaron en un menor crecimiento y solo una en uno mayor.

Según los resultados de la encuesta de octubre, del Banco de México, a los especialistas en economía del sector privado, y considerando el promedio de las 37 respuestas recibidas, durante el cuarto trimestre de 2023 el PIB crecerá, en términos anuales, 2.6 por ciento (1.4 según la expectativa más pesimista, 3.6 según la más optimista).

De cumplirse la expectativa este será el crecimiento anual, del PIB, en los cuatro trimestres del año: 3.5, 3.4, 3.3 y 2.6, lo cual dará como resultado cuatro trimestres consecutivos de menor crecimiento (en el cuarto de 2022 creció 4.5), y un crecimiento, promedio trimestral, del 3.2 por ciento. En 2022 fue del 4.0 por ciento.

Para 2024 y 2025 las expectativas de crecimiento son: 2.0 por ciento (1.3 la más pesimista, 3.1 la más optimista), y 2.1 (0.5 la más pesimista, 3.2 la más optimista).

Para los próximos diez años (2024 – 2034), la expectativa de crecimiento es: 2.3 por ciento (1.6 la más pesimista, 3.3 la más optimista).

Suponiendo que en los próximos diez años la economía crezca, en promedio anual, 2.3 por ciento, seguiremos atrapados en un crecimiento insuficiente (sobre todo para lograr, mediante más empleos y mayores ingresos, un mayor bienestar para el 43.5 por ciento de la población ocupada con ingresos por debajo de la línea de pobreza), como lo hemos estado desde 1982, año en el que perdimos el crecimiento elevado y sostenido (6.2 por ciento, en promedio anual, de 1935 a 1981). Entre 1982 y 2022 el crecimiento promedio anual fue 2.1 por ciento. No se espera, para los próximos diez años, una mejora, mucho menos considerable.