Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Crecimiento, IGAE

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:
  • Arturo Damm Arnal

En el pasado Pesos y Contrapesos analicé el comportamiento del PIB para el primer trimestre del año. Éstas fueron las principales conclusiones.

En términos anuales, comparando el primer trimestre de 2021 con el primero de 2020, la mala noticia es que el PIB decreció (2.8 por ciento). La buena que ese decrecimiento fue el menor de los últimos tres trimestres (segundo de 2020, menos 18.6; tercero, menos 8.5; cuarto, menos 4.5).

En términos trimestrales, comparando el primer trimestre de 2021 con el trimestre anterior, el último de 2020, la buena noticia es que el PIB creció (0.8 por ciento). La mala que creció menos que en los dos trimestres anteriores (12.4 y 3.3), muestra de que el efecto rebote se agotó.

Además del PIB el Inegi reporta el Indicador Global de la Actividad Económica, IGAE, que mide el comportamiento de la producción de bienes y servicios, no trimestralmente, como el PIB, sino mensualmente.

En términos mensuales, comparando cada mes con el mes anterior, en marzo, último mes para el que tenemos información, el IGAE creció 2.6 por ciento. Un año antes, marzo de 2020, decreció 1.7 por ciento. Un mes antes, febrero pasado, decreció 0.6 por ciento. La buena noticia: el IGAE creció, y lo hizo a una tasa (2.6), superior al crecimiento promedio mensual que se registró de agosto (mes en el cual se agotó el efecto rebote que se dio en junio y julio), a febrero, 0.7 por ciento.

En términos anuales, comparando cada mes con el mismo mes del año anterior, en marzo el IGAE creció 0.4 por ciento. Un año antes, marzo de 2020, decreció 2.6 por ciento. Un mes antes, febrero pasado, decreció 3.8 por ciento. La buena noticia: después de veinte meses consecutivos de decrecimiento, en marzo el IGAE recuperó el crecimiento y, en los próximos meses, los correspondientes al segundo trimestre del año, vamos a ver, consecuencia del efecto rebote (que en términos anuales siempre se presenta meses después que en términos mensuales), tasas de crecimiento del IGAE extraordinarias, muy por arriba de lo normal para la economía mexicana, para terminar el año, conforme se agote el efecto rebote, con tasas cercanas a lo normal, alrededor del dos por ciento, y probablemente por debajo.

El nivel del IGAE en marzo pasado fue similar al que se tuvo en septiembre de 2017.

Termino este Pesos y Contrapesos con las mismas dos preguntas con las que terminé el pasado. ¿Qué se requiere para que el IGAE crezca más? Que directamente se invierta más. ¿Qué se necesita para que directamente se invierta más? Que los empresarios recuperen la confianza.

Esta es la secuencia lógica: mayor confianza empresarial = más inversiones directas = más producción = más empleo y más ingreso = mayor bienestar, siendo a este nivel, el del bienestar, que debe medirse el desempeño de la economía.