Arturo Damm Arnal

La TII (1/2)

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Arturo Damm Arnal
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Arturo Damm Arnal

Hoy, a las 13:00 horas, Banco de México publicará el Anuncio de la Decisión de Política Monetaria, el cuarto en lo que va del año, restando otros cuatro.

Queda claro que la decisión será a favor del aumento de la Tasa de Interés Interbancaria, TII, por dos razones: (i) la inflación no cede, y la manera que tiene el banco central para combatirla es aumentando la TII; (ii) la Reserva Federal, el banco central estadounidense, aumentó su tasa de referencia en 0.75 puntos porcentuales, quedando entre 1.50 y 1.75 por ciento, debiendo la TII (para que México no pierda competitividad ante mayores tasas de interés en los Estados Unidos, lo que provocaría la salida de capitales desde México hacia Estados Unidos, con las consiguientes presiones alcistas sobre el tipo de cambio peso-dólar), seguir la misma tendencia, al alza, y ello aunque la Reserva Federal no hubiera aumentado su tasa de referencia.

¿En cuánto aumentará la TII? Considero que, por lo menos, en 0.75 puntos porcentuales. ¿La decisión será unánime? Probablemente, independientemente de cuál sea el aumento, Irene Espinosa Cantellano, una de los cinco integrantes de la Junta de Gobierno del Banco de México, vote por un incremento mayor.

¿Qué tan eficaz ha sido el aumento de la TII para contener la inflación? La regla del juego, dado el esquema de metas de inflación vigente, es: aumenta la inflación por arriba de la meta, debe aumentar la TII; baja la inflación por debajo de la meta, debe bajar la TII. La meta de inflación, fijada por el mismo Banco de México, es del tres por ciento anual, más menos un punto porcentual de margen de error, por lo que la máxima inflación aceptable es cuatro y la mínima dos. En mayo fue 7.65, y según la encuesta que mes tras mes levanta el Banco de México entre los especialistas en economía del sector privado, tomando en cuenta la media de las 37 respuestas recibidas en mayo, 2022 y 2023 terminarán con una inflación del 6.88 y 4.40 por ciento, por arriba de la meta. Dadas las reglas del juego, la TII tiene que seguir subiendo.

En mayo de 2021, con la inflación en 5.89 por ciento (un año antes, en mayo del 2020, fue 2.84), la TII fue 4.00 por ciento. Entre mayo de 2021 y mayo de 2022 pasó, con ocho aumentos al hilo, de 4.00 a 7.00 por ciento, un incremento de tres puntos porcentuales, equivalentes al 75.00 por ciento. ¿Qué pasó con la inflación? Brincó de 5.89 a 7.65, un aumento de 1.76 puntos porcentuales, que equivalen al 29.88 por ciento.

Entre mayo de 2021 y mayo de 2022 la TII aumentó 75.00 por ciento, de 4.00 a 7.00 por ciento, y la inflación lo hizo 29.88, de 5.89 a 7.65. Pese a los incrementos en la TII la inflación siguió aumentando, y ésta ha sido en lo que va del año: enero, 7.07; febrero, 7.28; marzo, 7.45; abril, 7.68; mayo 7.65. Hoy el INEGI publicó, a las 6.00 horas, la inflación para la primera quincena de junio.

Lo que llama la atención, una y otra vez, y seguramente el Anuncio de la Decisión de Política Monetaria de hoy no será la excepción, es que en ningún momento consideran las autoridades monetarias, como causa de la inflación y de sus repuntes, el aumento en la cantidad de dinero que se intercambia en la economía que, entre mayo de 2021 y mayo de 2022, tomando como referencia la cantidad de billetes y monedas en circulación, aumentó 15.25 por ciento, omisión grave que cometen una y otra vez.

Continuará.