Avatar del Bibiana Belsasso

Bibiana Belsasso

“Mis favoritos en Exatlón, los que jugaron limpio”

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso
Bibiana Belsasso
Por:
  • Bibiana Belsasso

El programa Exatlón México llega a su gran final. Al respecto, platicamos con Antonio Rosique, quien ha estado al frente desde hace cuatro temporadas. Nos cuenta cómo estos atletas se han tenido que adaptar a los cambios, trabajar en equipo, y ser muy competitivos, algo que todos deberíamos de aplicar a nuestras vidas para salir adelante, sobre todo en un momento tan complicado.

ANTONIO ROSIQUE (AR): Vamos a la final, el 22 de marzo vamos a cerrar la temporada más exigente, ambiciosa y grande que hayamos hecho, porque ha sido una temporada de leyendas, de estrellas, de campeones. Los mejores atletas que pasaron por aquí las primeras tres temporadas fueron parte de ésta, entonces estamos cerrando esta campaña y la verdad es que lo más bonito es que la gente, muchas familias se han acostumbrado a ver el Exatlón en las noches cuando están cenando, y a mí lo que más me encanta es que sea un programa familiar. Yo lo que intento, mi misión es que este programa sea familiar, que transmita valores, que sea algo positivo, que inspire a las personas y que trate de colaborar de alguna manera, de generar valor para la gente que nos ve, para las familias, para los jóvenes mexicanos.

BB: Es aspiracional ver a estos atletas.

AR: Totalmente de acuerdo, incluso a mí, eh, no sabes cómo me ha servido estar todos los días rodeado de atletas de alto rendimiento, ¿por qué?, porque son hombres y mujeres que llevan muchos años disciplinados, con planes de trabajo muy precisos, tienen hábitos sumamente valiosos. El atleta de alto rendimiento es un cumplidor de metas profesional, están acostumbrados a ser disciplinados, ponerse un objetivo, aprenden a competir o son expertos en competir, en adaptarse, en manejar la frustración, en manejar la victoria, en motivarse a sí mismos, en hacer equipo y en tratar de encontrar la manera de ganar, y a mí no sabes cómo me ha enseñado también el estar rodeado de estos atletas de alto rendimiento, porque además, la aventura por sí misma del Exatlón es como si fuera una especie de laboratorio, el cual nos obliga a tener un aprendizaje acelerado, es decir, yo aquí he aprendido a reinventarme, a adaptarme a lo que haya, a ser flexible, a tener una mentalidad positiva, una mentalidad de que el cambio es lo único permanente. Lo único seguro es que las cosas van a cambiar, y ahora que ha pasado todo lo que ha pasado en el mundo pues me doy cuenta que todos necesitamos estar en ese mindset, en ese mood de ser flexibles.

BB: Y también de poder salir adelante, porque hemos visto a atletas casi a punto de ganar que se lesionan.

AR: Es correcto, aquí se te lesiona un atleta que era favorito, se te cae, hace dos años se nos cayó Zudikey Rodríguez y se fracturó, hemos tenido fracturas, hemos tenido caídas, hemos tenido golpes en la cabeza, hemos tenido quien se rompe una costilla, porque es parte, estos hombres y mujeres quieren ganar, quieren ir cada vez más rápido y pues al final se la están jugando. O sea, sí hay riesgos de por medio, ellos lo saben y a todo eso hay que adaptarnos, a que la vida así es, es intempestiva y nunca puedes dar nada por sentado.

BB: ¿Cuánto tiempo llevas en República Dominicana? Y también de luna de miel larguísima, estás recién casado.

AR: Yo llegué aquí con mi esposa el 20 de agosto. Me casé con Michelle el verano anterior y casi casi nos casamos y a las tres o cuatro semanas estábamos acá, entonces ha sido también una luna de miel muy intensa y de mucho reto también, porque ella se salió de Monterrey, de la casa de sus papás, para venirse para acá, y acá en Dominicana las cosas son difíciles, son diferentes, es otro mundo y hay que adaptarse, por eso creo que es una aventura de transformación humana en todos los sentidos.

El conductor y comentarista deportivo, en una emisión de Exatlón México.Foto: Especial

BB: Estamos a una semana para  que termine esta temporada.

AR: Van a venir los mejores atletas de la temporada, va a venir un altísimo nivel de competencia, van a venir también altos niveles de tensión, porque ya nadie quiere soltar aquí nada. Vamos a cumplir casi 200 días, imagínate, y estos chicos durante 29 semanas se han sometido a sacrificios, privaciones, dormir mal unos días, dormir bien otros, unos días comer mal, otros días bien, unos días tener algo muy padre y otros días tener escasez, entonces ya a estas alturas nadie quiere soltarla, todos quieren llegar al último día, quieren llegar a la gran final y quieren terminar esto y lo quieren terminar bien.

BB: ¿Tienes algún favorito?

AR: Te voy a decir que, mis favoritos, son aquellos que: uno, fueron los más consistentes en toda la temporada; dos, los que hayan jugado, para mí, más limpio, o sea, aquellos que además de que fueron muy buenos en la pista, en el circuito, que se hayan preocupado por transmitir algo, que se hayan preocupado por transmitir valores. Yo siempre les digo a los atletas que para mí ésta no es una aventura en la cual gane el que haya grillado más al otro, el que le haya jugado más sucio al de al lado, el que haya traicionado a sus compañeros, porque de eso ya tenemos mucho en México, ya tenemos suficiente también en muchos lugares. Yo sí quiero que esto sea un espejo de lo que debería ser; vamos, yo sé que es imposible que se cumpla al 100 por ciento, pero por ejemplo, se van algunos atletas que para mí superan sus propios límites, superan sus propias expectativas, y para mí ésos son grandes triunfadores, no sé, la joven que no tiene experiencia y que no confiaba en ella misma y que se fue de aquí ganándole a las mejores y que aunque no llegó hasta la última semana para mí ya cumplió, para mí triunfó sobre sí misma, ésos son mis atletas favoritos.

BB: Y para la audiencia mucho aprendizaje.

AR: Sí, porque somos, el ser humano, una especie sumamente resiliente. Aquí me he dado cuenta de cómo es un maestro de la adaptación, somos capaces de adaptarnos casi a cualquier cosa, somos capaces de asociarnos para ayudarnos unos a otros o a veces para perjudicarnos, pero en momentos de gran adversidad el mexicano encuentra la forma de asociarse, de ayudarse, de cooperar, de ser solidario. Entonces yo sí creo que si los seres humanos llevamos miles de años en este planeta y cambiando el entorno es porque somos sumamente adaptativos, flexibles, y al final terminamos utilizando la inteligencia en la mayoría de los casos para triunfar y para ayudarnos, aunque haya quienes a veces la usan para destruir.