Bibiana Belsasso

Tesla en México

BAJO SOSPECHA

Bibiana Belsasso*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Bibiana Belsasso
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Bibiana Belsasso

Son años de trabajo y de coordinación para lograr que Tesla llegue a México con una inversión de 5 mil millones de dólares para instalar una planta de coches eléctricos. La sede será finalmente en Santa Catarina, Nuevo León.

Se estima que la planta de vehículos eléctricos más grande del mundo genere, de inicio, unos 5 mil empleos, y que se hagan un millón de autos eléctricos en nuestro país.

Para poder instalar una planta de este tipo se necesitan meses de trabajo y de planeación, que implica encontrar una sede que cuente con un conjunto de obras de infraestructura energética, telecomunicaciones, agua-saneamiento y vialidades construidas, porque no se trata de una decisión tomada de último minuto o porque de un día para otro se quiera cambiar la sede.

Tener una planta de la magnitud que busca Elon Musk, dueño de Tesla, también requiere que los proveedores estén cerca para evitar que existan retrasos o que se rompan las cadenas de suministros.

Por ello, Musk puso la mira en Nuevo León, donde actualmente existen cerca de 12 proveedores para la empresa en la entidad gobernada por Samuel García, y se espera la llegada de al menos unas 25 empresas más, de acuerdo con la firma de corretaje Colliers.

Además, porque le permite tener cerca sus operaciones, las cuales están centradas en Texas, lo que hace a la entidad mexicana la más adaptable a sus intereses. México tiene una muy importante industria automotriz, que se prevé crezca un 6.6 por ciento de producción en este 2023, más los nuevos automóviles de Tesla.

La industria automotriz genera millones de dólares por la fabricación de coches y exportación, sobre todo a Estados Unidos. En nuestro vecino país del norte, el sector está migrando a los autos eléctricos y menos contaminantes. Si México no se renueva y empieza a fabricar este tipo de automóviles, la venta de coches sin duda va a disminuir.

Hablar de la instalación de la planta de Tesla en México no es un trabajo nuevo, se ha venido estudiando y ejecutando desde la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) desde hace varios años. La preocupación para cuidar la industria automotriz es fundada.

En febrero del 2022 entrevisté a Martha Delgado Peralta, subsecretaria de Relaciones Exteriores, y me habló del trabajo que se estaba haciendo, tanto en México, como de manera internacional, para proteger la industria automotriz en el país.

La inversión que viene

La megafábrica de RiverBend, en Buffalo, Nueva York, Estados Unidos, sería similar a la que instale en Santa Catarina, Nuevo León.
La megafábrica de RiverBend, en Buffalo, Nueva York, Estados Unidos, sería similar a la que instale en Santa Catarina, Nuevo León.Foto: Reuters

BB: Hablando de movilidad y de protección al medio ambiente, otro de los asuntos importantes que tienes en este momento a tu cargo, lo veíamos con el Tratado de Libre Comercio, ahora el T-MEC. ¿Cómo está trabajando Estados Unidos en el sector automotriz?, que están yéndose un poco más a los autos eléctricos y México tiene una industria automotriz muy importante, que si no nos movemos hacia allá, vamos a quedar fuera del mercado.

MD: Sí, de hecho es un fenómeno global. México es un altísimo productor de vehículos, pero bueno, obviamente los que se producen actualmente en el país son de gasolina y diésel, y la electromovilidad está creciendo en el mundo a pasos agigantados; entonces, la intención que tenemos con el programa de electromovilidad y esta iniciativa con la Universidad de California en México, es investigar cómo se puede hacer esta transición para que toda la cadena de suministro y fabricación de vehículos eléctricos en México se dé lo más pronto posible y poder hacer ese viraje de una industria nacional indispensable, como es la industria automotriz.

Las negociaciones fueron complicadas. El Presidente López Obrador buscaba convencer al empresario Musk, dueño de Tesla, para que su planta automotriz la llevara al sur o al centro del país. Según el mandatario federal, lo más viable era que la planta se instalara cerca del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) o en algún estado del sureste.

Incluso, a la puja por el proyecto se sumaron por lo menos 11 gobiernos estatales, que ofrecieron beneficios fiscales, terrenos y otras ventajas para tratar de llevarse la inversión. Pero no sólo se trata de que Musk tenga cerca sus negocios, sino que el norte de México tiene un camino más avanzado en lo que se refiere a plantas automotrices.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) explicó que “es viable poner a Tesla en entidades del sureste del país, sin embargo, tomaría tiempo en desarrollarse, y Musk requiere de proveedores y cadenas de suministro ya instalados”.

Funcionarios de Nuevo León han insistido en que Tesla no utilizaría agua de consumo humano, sino tratada. Según el Gobierno estatal, el 21% del agua residual tratada en la entidad, no es utilizada por la industria y se envía a Tamaulipas para uso agrícola y que no se desperdicie.

Además, se necesitan empleados capacitados y, de acuerdo con cifras del Inegi, los empleados mejor calificados en el sector se ubican al norte del país, debido a que es la zona donde por años se han instalado las plantas automotrices.

Este tipo de empleados favorecen o hacen más atractivas las inversiones al norte de México, porque ya no se requiere de capacitaciones desde cero, sino retroalimentaciones que permiten al trabajador adaptarse a las nuevas tecnologías que van surgiendo en el sector.

Actualmente, México atraviesa por una oportunidad histórica para atraer inversión extranjera. Se trata del nearshoring, es decir, la práctica de mudar una empresa a un país cercano, porque en estos lugares las industrias afrontan la escasez de suministros ocasionada, entre otras cosas, por la pandemia y por la guerra en Ucrania.

Muchas empresas extranjeras ya se han instalado en la frontera norte de nuestro país y Tesla no sólo está interesado en instalar una planta, sino un ecosistema industrial.

Nuevo León cuenta con 150 parques industriales y 2 plantas de la industria automotriz. El Estado de México cuenta con 113 parques industriales y nueve plantas automotrices. Coahuila tiene 80 parques industriales y cinco plantas. Chihuahua, 32 parques industriales y una planta.

Mientras que Tabasco, Michoacán, Hidalgo y Veracruz cuentan con 5, 10, 12 y 13 parques industriales respectivamente, pero sin armadoras automotrices. La producción de automóviles y autopartes creció a una tasa anual promedio de casi 6% desde que se puso en marcha el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Y en 2021, la venta de vehículos eléctricos livianos estuvo liderada por el fabricante estadounidense Tesla, especializado únicamente en automóviles eléctricos, con 936 mil 172 unidades.

Fuera de Estados Unidos, Musk cuenta con dos plantas automotrices: una ubicada en Alemania y otra en China, la de México será la tercera a nivel mundial.