Avatar del Carlos Urdiales

Carlos Urdiales

El show continúa

SOBRE LA MARCHA

Carlos Urdiales
Carlos Urdiales
Por:

Entre noviembre de 2019 y diciembre del año pasado, las mañaneras del Presidente López Obrador o como él las llama, los diálogos circulares para informar al pueblo, sumaron más de 203 millones de reproducciones en Facebook, 800 mil reproducciones diarias en promedio. Nada mal.

La pandemia también viralizó la presentación presidencial. La mañanera más reproducida fue la del 16 de abril, cuando el presidente López Obrador y autoridades de Salud extienden la Jornada Nacional de Sana Distancia. Esa conferencia tuvo más de 3 millones de reproducciones.

La de menos rating en Facebook fue la del 28 de noviembre de 2019, con apenas 269 mil vistas. Ese número de reproducciones en la cuenta de Facebook del Presidente López Obrador supera las 254 mil vistas que tuvieron de promedio en el primer año las mañaneras.

La transmisión de dichas conferencias en el servicial Canal Once de televisión, no superan 70 mil personas de audiencia. Muy mal. Apaguen el Once y el SPR y el Imer y sigan con las benditas y gratuitas redes sociales.

Por cierto, ¿qué hubiera dicho la feligresía lopezobradorista si el Imer, Radio Educación, el Once o el SPR hubieran transmitido en vivo mensajes y conferencias de los entonces presidentes Calderón o Peña Nieto?

Por eso aterra que un día esas graciosas, pero muy neoliberales empresas que de la horizontalidad social hacen un pingüe negocio global, pudieran valorar los contenidos del cotidiano discurso presidencial mexicano bajo criterios tan poco épicos como veracidad, mentira, manipulación o información.

Por su poder y alcance, superior a los medios del Estado ahora al servicio de este Gobierno, la presencia del protagonista de las mañaneras, Andrés Manuel López Obrador, es fundamental. AMLO puede, sin faltar a la verdad, decir que es la personificación del Gobierno, y para efectos del matutino nacional por excelencia desde Palacio Nacional, del rating.

Su suplencia en esa tribuna por la ministra Olga Sánchez Cordero, cumplió varios cometidos; el show continuó, la titular de Gobernación no aspira, sueña ni suspira con lo que el Canciller Ebrard sí, lo que de haber sido él el reemplazo, con más talento y tablas mediáticas, hubiera ocasionado aun sin proponérselo (asumamos), una comparación innecesaria con su jefe. El diablo quizá lo habría besado por su desempeño.

El manual del Presidente de la 4T, como el de otros mandatarios, funcionó; un suplente suficiente, sin riesgo de eclipsar.

Agujeros. Ayer murió Fernando Macías, comunicador social de larga y exitosa data. Alegre amigo y colega. Su inesperada partida hace más pesada la tristeza de esta época. A su familia y amigos (muchos), un abrazo.