Avatar del David E. León Romero

David E. León Romero

El caso australiano

JUSTA MEDIANÍA

David E. León Romero
David E. León Romero
Por:

Hace algunos días se difundió el interés de Joe Biden para conocer cómo ha enfrentado la emergencia por Covid-19 el gobierno de Australia. Las medidas en ese país han sido contundentes. No se trata de comparar, sólo de conocer, de entender cómo otros países, con base en fortalezas y debilidades, han enfrentado la lucha contra el Covid-19. Cada una de las naciones debe enfrentar al virus con sus propias estrategias, no existen recetas secretas ni de aplicación universal. El caso australiano no puede ser importado ni a México ni a ningún otro territorio.

Australia hasta hace algunas horas había registrado 27 mil 893 casos de Covid-19 de los cuales 907 han perdido la vida. Australia es un país con 7.6 millones de kilómetros cuadrados de territorio ocupado por 25.7 millones de habitantes. Es una isla, que en el mes de marzo cerró sus fronteras internacionales para detener la importación de contagios. Ciudadanos y residentes permanentes al llegar a su país deben enfrentar 14 días de cuarentena obligatoria. Además, se estableció un sistema de pruebas en todo el territorio, que ha realizado casi 9 millones de exámenes. El rastreo de contactos es estricto y eficiente.

Varios fueron los objetivos que el gobierno australiano se fijó: disminuir el número de infectados y enfermos, además de disminuir el número de víctimas mortales; gestionar de manera adecuada los recursos de su sistema de salud: camas, médicos, equipos y suministros; reforzar las acciones para que cada persona, familia y comunidad pudiera gestionar su riesgo; apoyo a la generación de vacunas y garantía de acceso a la misma para los australianos sin costo alguno. Además, se preocuparon realmente porque todos los australianos tuvieran acceso a servicios de salud, invirtiendo un monto muy importante, cercano a 10 mil millones de pesos para fortalecer los servicios de telemedicina. Garantizaron el suministro de medicamentos a domicilio y la seguridad de sus médicos y enfermeras que luchan en el primer frente de batalla.

Los esfuerzos del gobierno australiano no sólo se concentraron en la salud, sino también fueron otros los puntos de atención: 1. Entregaron 17 mil millones de dólares australianos (cerca de 255 mil millones de pesos) en paquetes de apoyo económico a las familias y a los negocios buscando mantener el empleo. 2. El listado de incentivos fiscales es exhaustivo: deducciones, depreciaciones aceleradas, exenciones y ampliación de plazos. 3. Diversos estímulos económicos como créditos para la creación de empleos con tasas y plazos atractivos. 4. Fortalecimiento e inversión en diversas estrategias para disminuir la violencia familiar y atender los efectos psicológicos del encierro.

El reto del Covid-19 no ha terminado ni para Australia, ni para muchos de los países del mundo. El eje de la respuesta está en el comportamiento de la ciudadanía.

Victoria, uno de los estados australianos que fue el epicentro del Covid-19 en Australia con la mayoría de los casos y fallecimientos, alcanzó hace algunas horas 28 días con cero nuevos casos. Vencer al Covid-19 es posible, así lo demuestra el caso australiano. Vamos adelante, vamos juntos.