David E. León Romero

Nuevo récord

JUSTA MEDIANÍA

David E. León Romero*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
David E. León Romero
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • David E. León Romero

La vecindad de nuestro país con los Estados Unidos es una gran ventaja que se ve materializada con el hecho que ocupó los principales titulares de los noticieros en la pasada semana: el volumen de las exportaciones mexicanas a los Estados Unidos fue mayor a las procedentes de China. Esto convierte a México en el mayor socio comercial de la gran potencia.

 En un contexto de tensión bilateral por temas migratorios, de seguridad, narcotráfico y ruido mediático, la realidad comercial se impone resaltando la importancia que el comercio entre las dos naciones representa para cada una de ellas. Esta realidad resulta multifactorial, alimentada principalmente por la tensión existente entre China y los Estados Unidos, que se ha agudizado en los últimos años; en este sentido, los aranceles impuestos a los productos chinos comparados con el libre comercio al que se sujetan los mexicanos representan una enorme diferencia. Además de la relocalización que existe de las cadenas de suministro que han elegido a México como destino de sus inversiones para alimentar la producción y el consumo del mercado norteamericano.

En el pasado ejercicio 2023, las exportaciones mexicanas alcanzaron un monto de 475 mil 600 millones de dólares, mientras las provenientes del gigante asiático alcanzaron 427 mil 200 millones. El dominio de China en esta comparativa se había sostenido los últimos 21 años. Las importaciones estadounidenses están dominadas por México con el 14.6 por ciento, China con el 13.1 por ciento y Canadá con el 12.9 por ciento. Esta tendencia debe continuar, además de que el liderazgo mexicano deberá consolidarse, producto de la persistencia de las condiciones imperantes, y del fortalecimiento de diversas acciones para incrementar la competitividad de las empresas instaladas en nuestro territorio y atraer mayores inversiones.

El catálogo de las acciones deberá integrar el fortalecimiento de la seguridad, garantizar el abasto energético, incrementar y perfeccionar la infraestructura, respetar el Estado de derecho y con ello aumentar y refrendar la confianza del capital para que elija como destino nuestro territorio. Es justamente la estabilidad y la confianza un resultado producto de las acciones del sector público y el sector privado.

Las principales exportaciones mexicanas con destino a los Estados Unidos están caracterizadas por los productos del campo: limón, naranja, jitomate, aguacate, berries, uvas, fresas, nueces, manzanas, maíz, trigo, soya y frijol; el conjunto de productos se ve complementado por el tequila, el mezcal y la cerveza; además, vehículos, autopartes y equipos para aeronaves; por último, los energéticos entendidos como el petróleo y el gas.

El Gobierno de México ha promovido una relación estable y de respeto con el vecino del norte que sin dudas ha beneficiado el intercambio comercial. A la par de los factores externos que alimentan el éxito de las exportaciones mexicanas, los actores mexicanos integrantes de los distintos sectores deberán esforzaste para incrementar sus fortalezas y con ello, consolidar su flamante liderazgo.