El Duende

Sucesión CDMX

DESDE LAS CLOACAS

*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • El Duende

Si las piezas ya se están moviendo a nivel nacional con miras al 2024, imagínense para la renovación de la jefatura de Gobierno de la CDMX.

Fuentes confiables me cuentan que al menos dos equipos ya se están alistando para competir por la capital y desangrarse al interior de Morena.

Por un lado, está la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, y por el otro, el actual secretario de Gobierno, Martí Batres.

No son nuevas ni escondidas las intenciones de Martí para ocupar el puesto de Claudia Sheinbaum; de hecho, el senador con licencia ya tuvo un altercado político con un jefe de Gobierno debido a sus aspiraciones.

En 2011, hay que recordar, Batres fue despedido del cargo de secretario de Desarrollo Social por mostrar sus intenciones de competir en la elección por la jefatura. Una semana después de pronunciarse al respecto, Marcelo Ebrard, quien entonces era el mero mero, lo hizo a un lado y lo mandó al banquillo frustrando así su intención.

Luego vino 2018 y ya en el movimiento de Andrés Manuel, Batres apoyó a Claudia Sheinbaum y juntos le declararon la guerra a Ricardo Monreal. Martí se iría al Senado, donde a la primera fue presa del zacatecano, quien lo bloqueó y bajó de la presidencia de la Cámara alta; su cargo, entonces, prácticamente fue un castigo.

Batres no sólo es persona de todas las confianzas de Sheinbaum, sino que dicen las malas lenguas, es hasta considerado como un “político honesto” dentro de Palacio Nacional, es decir, le llena el ojo al Presidente por ser un soldado leal de la Cuarta Transformación.

Por el otro lado, está la alcaldesa de Iztapalapa, quien tiene ya una vergonzosa y embarazosa historia en la política de izquierda del oriente de la Ciudad de México, luego de la sucia jugada con la que en 2009 quitaron a Rafael Acosta Juanito para imponerla a ella.

Brugada no pierde la oportunidad de acercarse a Sheinbaum y estar a su lado en cada oportunidad y ha empezado incluso a figurar en las encuestas rumbo al 24. Me cuentan que también empieza a cerrar brecha con otros alcaldes e integrantes del gabinete del Gobierno local, de cara a poder formar una alianza que la respalde.

Morena en la Ciudad de México aún no define si el o la abanderada en la CDMX resultará de una encuesta —seguramente amañada— o si de plano todo dependerá del candidato del partido por la presidencia el que lo defina, pero lo que es un hecho, es que las cosas ya comenzaron a moverse rumbo a la sucesión en la CDMX y estos 2 personajes quieren estar en la boleta.

En el baúl. El regreso de la senadora Olga Sánchez Cordero tras su gira por Europa para llevar a cabo negociaciones en el Parlamento Europeo del Acuerdo Global caerá como anillo al dedo en la Comisión Permanente y es un alivio para los legisladores, pero de su propio bloque. Y es que desde su partida hace unas semanas, las formas en que el diputado Sergio Gutiérrez conduce las sesiones han levantado críticas no sólo de la oposición, sino hasta de la fracción del PT y su aliado Morena… con decirles que hasta Gerardo Fernández Noroña se ha quejado de esas formas. Sus compañeros de partido y aliados casi casi le dicen “cuélgate, pero no te columpies” ¿Por qué? Su estilo autoritario de cancelar el debate de la agenda política y de cerrar micrófonos a los legisladores sin oportunidad de apertura, diálogo y pluralidad, no es la manera en la que se conduce la ministra en retiro, y varios de sus correligionarios ya le leyeron la cartilla.

Basta por hoy, pero el próximo lunes… regresaréeeeeeeee!