Domingo 18.04.2021 - 12:58

Avatar del Javier Solórzano Zinser

Javier Solórzano Zinser

Entramos a las definiciones

QUEBRADERO

Javier Solórzano Zinser
Javier Solórzano ZinserLa Razón de México
Por:
  • Javier Solórzano Zinser

Por más que cambien los ánimos de los votantes frente a la urna llegamos con una decisión tomada. Pudieran darse cambios intempestivos, pero ya sabemos a lo que vamos.

Lo que se puede ver en las encuestas sobre el proceso electoral son las tendencias del voto, aunque a la mera hora no cambiemos nuestra decisión. Suele suceder aquello de que “no dejen de recibir la ayuda, pero a la mera hora voten por nosotros”.

Las encuestas dan una idea de lo que va a pasar el 6 de junio, a pesar de que entran en los terrenos de las dudas, más allá del margen de error. Sin embargo, se va teniendo una idea con las encuestas y también por las percepciones de nuestros entornos.

Por ahora no se alcanza a apreciar que Morena vaya a perder el Congreso, al tiempo que se llevará seguramente una buena cantidad de gubernaturas. En las últimas semanas en algunos estados, las elecciones se han emparejado, lo que parecía una clara ventaja del partido del Presidente ha disminuido, pero en general Morena lleva las de ganar.

Efectivamente se juega mucho en el proceso electoral. Para el Presidente es la posibilidad de poder consolidar su proyecto de gobierno que todavía se mueve en áreas de confusión. Si bien sigue llegando el dinero para sus políticas públicas, también es cierto que bajo estos criterios pudiera darse aquello de que no hay dinero que alcance.

Las grandes obras del sexenio siguen siendo un enigma. Lo que se ve con cierta claridad es el aeropuerto, sin perder de vista que la cancelación de Texcoco puede resurgir bajo un fuerte conflicto legal, es una historia que no ha terminado, es cuestión de tiempo para saberlo.

La refinería y el Tren Maya pasan por una carrera contra el tiempo. La primera da la impresión que en cuanto esté terminada, al poco tiempo quizá, vamos a darnos cuenta que no nos es tan útil.

El Tren Maya enfrenta una buena cantidad de litigios junto con la urgencia presidencial. Sin duda es una gran obra y habrá que ver qué tanto pesa entre los votantes del sur del país.

El Presidente está en el centro de casi todo. No queda muy claro que pudiera pasar en cada uno de los distritos en que hay elecciones. No hay encuesta que pudiera darnos una idea, por más que candidatas y candidatos presuman sus números.

Lo que siempre resulta ser un enigma es la decisión ciudadana. No se sabe realmente qué pasa por la cabeza de muchos ciudadanos que en las encuestas dejan en claro que no han decidido su voto. A esto sumemos el abstencionismo, que si a alguien beneficia es a quien tiene la mayoría, no votar es un voto indirecto por Morena como en otro tiempo le benefició durante décadas al PRI.

Las campañas van a ser beligerantes, rudas, agresivas y en algunos casos, como se ha estado viendo, violentas. Este factor es el más inquietante, porque no se alcanza a apreciar que las autoridades puedan controlar la violencia, la cual si algo produce es evidentemente alejar a los votantes.

El otro gran factor es el omnipresente Presidente. Se la ha pasado como si estuviera en campaña en medio de una cada vez más riesgosa confrontación con el INE. Atacar al instituto, para muchos de sus seguidores, es una manera de desacreditarlo, lo cual ante eventuales derrotas servirá como pretexto de impugnación.

Desde ayer ya estamos en medio de la rebatinga. Van a aparecer ante nosotros todo tipo de mensajes y promesas. Reiterémoslo, vamos a la mayor elección que haya tenido el país en su historia.

El Presidente no estará en las boletas, pero está haciendo todo lo posible para que el imaginario colectivo lo tenga en su cabeza el día de la elección.

En medio de todo esto tendremos a la pandemia como un factor de enorme importancia.

Entramos a las de las definiciones.

RESQUICIOS

Todo indica que en 15 días veremos el tamaño de la tercera ola de contagios. La santa semana ya nos dio una idea de lo que viene, por lo que se ve no hubo forma de frenar a los vacacionistas.