Josefina Vázquez Mota

Vayamos por la mayoría parlamentaria

SIN MIEDO

Josefina Vázquez Mota*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Josefina Vázquez Mota
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Josefina Vázquez Mota

El proceso electoral de este año ya está casi a la vuelta de la esquina. Y lo que se define a través de nuestro voto no es cosa menor. La continuidad de un mal gobierno o el cambio de ruta por un México mejor.

Sin duda alguna sacar a este régimen de Palacio Nacional es importante, como lo es también que la oposición obtenga la mayoría parlamentaria, toda vez que este mal gobierno no puede adueñarse del Poder Legislativo.

Actualmente, el hecho de que el Presidente no tenga la mayoría absoluta en el Congreso, ha permitido que sus descabelladas reformas no trasciendan por dos razones: que no le alcanzan los votos de las dos terceras partes que exige la Constitución, y por las acciones de inconstitucionalidad que ha presentado la oposición a petición de la ciudadanía.

Por eso es fundamental que como ciudadanos elijamos para el Senado y la Cámara de Diputados, a aquéllos que no representan al partido en el poder ni a sus aliados. Sólo así impediremos la implementación de un poder absoluto, totalitario y autoritario.

Bajo ninguna circunstancia, el Poder Legislativo y Judicial deben quedar supeditados al Ejecutivo, por eso es indispensable que este Gobierno no consiga la mayoría parlamentaria; pues es justamente lo que desea el dueño del púlpito mañanero y su continuidad, que es tener el control absoluto de todas las instituciones, de ahí su constante ataque a la Suprema Corte.

La estabilidad política, social y económica del país, dependen de que la división de poderes no se pierda. La prevalencia del equilibrio entre el Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en los últimos 20 años, nos ha permitido vivir en una democracia y no en un régimen autoritario; además de hacer valer la transición partidista.

Cuando se permite la pluralidad en un Congreso, las voces de todas y todos son escuchadas, y, por ende, la construcción de reformas lleva impregnado el pensamiento de cada uno, aun cuando sean diversos; en cambio, en un régimen totalitario como el que quieren imponernos en Palacio Nacional, la mayoría parlamentaria es utilizada para aplastar y pasar por encima de las minorías y de quienes piensan distinto.

El que la oposición consiga la mayoría tanto en Diputados como en el Senado, no sólo impedirá la continuidad del mal Gobierno y la implementación de sus descabelladas reformas, sino que evitará que México pase de un régimen democrático a uno totalitario.