Mauricio Flores

Svarch, ¿misión cumplida?

GENTE DETRÁS DEL DINERO

Mauricio Flores*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Mauricio Flores
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Mauricio Flores

El presidente de la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios se ufanó de haber expulsado la corrupción de esa entidad clave para garantizar la seguridad de productos médicos y alimenticios, pues se removieron 32 funcionarios que aseguró sólo buscaban enriquecerse… pero nada, nada dijo acerca de instrumentar órdenes judiciales en contra de los presuntos infractores. ¿Basta con la chancla de mamá y haberlos corrido si en verdad hacían negocios turbios al amparo del poder público? No, evidentemente no… pero hay otras asignaturas en las que Alejandro Svarch aún sale debiendo.

La primera, sin lugar a dudas, es el caso de la planta de oncológicos de PISA, la empresa que dirige Carlos Álvarez, misma que sería puesta en operación en la Ciudad de México luego de que en 2019 el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell ordenó clausurar la planta de Tlajomulco y con ello desatar un criminal desabasto de tales medicamentos contra el cáncer; resulta que los permisos para aperturar la nueva factoría siguen perdidos en la nébula burocrática de Cofepris. 

Otro problema de Cofepris, derivado del anterior, es el abultado legajo de permisos, trámites y autorizaciones que requiere las diversas empresas del sector salud. José Novelo Baeza acumuló cerca de 30 mil procedimientos atascados sin solucionar. Si la corrupción que denunció Svarch se generó en algún momento, fue durante la gestión del médico de cabecera de Palacio Nacional.

Eso explica, sencillamente, por que no hay una sola denuncia penal contra los mas de 30 funcionarios defenestrados de la Cofepris. Tranquilos y a su casa.

Por supuesto, aún nos falta considerar la crisis de suministro de medicamentos que está íntimamente ligado al desabasto de medicinas que, de acuerdo a los últimos datos del INEFAM, que dirige Enrique Martínez, el sector público tiene que adquirir más del 50% de sus insumos de salud en el sector privado.

Ya le contaré.

Gorgojos en familia. Pues sí, parece ser que Alejandro Isauro Martínez Orozco, mejor conocido por sus amigos como el amable Dino, es responsable de Proyecto de la Presa Picachos en Sinaloa, pero tiene otra vida… Al parecer una mejor vida.

Y es que resulta que con el apoyo de la estrecha relación que mantiene con Almendra Ortiz, directora de Administración y Finanzas, ya logró que su familia pasara a mejor vida.  Por un lado, colocó a su Hermano Isaac como Subcoordinador de Infraestructura, y a su esposa Ana Monserrat Gamiz Suárez, como Asesora de la Subdirección de Abasto, y a Manuel Gamiz Suárez como asesor de la Dirección Normativa de Administración y Finanzas. Aparte de colocar a su incondicional Jorge Navarro en la Subdirección de Recursos Materiales. Y bueno, no hay problema… todo queda en familia siempre a costa de ponerle más gorgojo al Instituto de Seguridad y Social y Servicios a los Trabajadores del Estado. ¿Será que Pedro Zenteno ni mira ni se entera?

Paty pierde Financiera Sustentable. Pues en el medio financiero la comidilla es la dilución accionaria que la comiteca —y diputada morenista— Patricia Armendariz perdió ante la reducción de su participación accionaria en la Financiera Popular que ella misma formó. Nos cuentan que un nuevo accionista conocido como Guillermo “N”, capitalizó positivamente el negocio y redujo el capital de Armendariz. Habrá que esperar a conocer los alcances de lo que hasta ahora es una versión que corre por sí sola.