Rozones 

Miguel y el elefante reumático

ROZONES

Rozones*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Rozones
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Rozones l

Para propios y extraños, ha quedado claro que el pecho del Presidente no es bodega. Sin embargo, cuando eso se traduce en una crítica hacia su propia administración, algunos funcionarios deberían preocuparse, porque a ellos se refiere cuando habla de “elefante reumático” o “cuerpo de avance lento” que hay que “estar empujando”. Ayer, por ejemplo, tras referir ambos términos, López Obrador apuntó hacia la Secretaría de Hacienda, donde, refirió, para poder ejecutar una obra es obligado obtener un “registro de cartera”. Y obtenerlo cuesta nada más y nada menos que ¡año y medio! Nos hacen ver que esta misma semana se señaló de algunas deficiencias similares a las mencionadas en la Unidad de Inversiones, a cargo de Miguel Siliceo Valdespino, que a su vez depende de la Subsecretaría de Egresos, de Juan Pablo de Botton. Uf.

Adán sin calentura ajena

Nos cuentan que una vez que le dan cuerda al debate sobre la sucesión presidencial es difícil que pare y por eso ahora quienes han sido señalados como presidenciables o corcholatas no dejan de ser tema de conversación y tendrán que estar respondiendo preguntas sobre sus intereses y movimientos de cara al 2024, aunque no serán los únicos que aborden el tema. Ayer, por ejemplo, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, nuevamente debió responder que su atención actualmente está puesta en su cargo. “Yo estoy haciendo mi trabajo y no sudo calenturas ajenas, yo tengo un compromiso con el Presidente y en eso estoy”, dijo en Villahermosa. Ayer mismo, la senadora Olga Sánchez Cordero se refirió al asunto. “En este momento el Presidente de la República ya ha presentado a varios precandidatos y por supuesto que el gobernador con licencia claro que tiene muy buenas posibilidades de ser candidato”, señaló la legisladora, quien completó su expresión, para tratar de no resbalar: “…como la tienen Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard”. Uf.

Cuevas, si no es una es otra

Con la novedad de que, de la misma forma en que ocurrió con los dueños de puestos en la Cuauhtémoc, quienes rechazaron que sus locales fueran pintados de blanco y rotulados con el sello de la alcaldía que gobierna Sandra Cuevas, también la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, expresó su desacuerdo con la medida. “No estoy de acuerdo… se quita la identidad cultural y popular y es autoritario querer imponer un mensaje único de una alcaldía”, refirió la funcionaria morenista, quien consideró que se eliminó la creatividad para imponer un slogan. Sin embargo, nos cuentan, la alcaldesa insiste en defender la medida que ha dividido opiniones, al considerar que se trata de que haya más disciplina. Dijo también que habrá de escuchar “la demanda vecinal” porque “muchos pueden opinar, sin embargo los que mandan son los que viven en la Cuauhtémoc”. Uf.

“Que se vayan a las zonas marginadas”

Y fue el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien retó a los gremios médicos —que se han opuesto a la contratación de médicos cubanos— a que dé una lista “no de 500, sino de estos 13 mil médicas y médicos de distintas edades, de distintos grados de entrenamiento y de experiencia que ponemos a disposición como asociaciones civiles para que vayan a las zonas marginadas de nuestro país”. En particular, el funcionario se refirió a “la zona tarahumara, a los altos de Chiapas, a la sierra de Juárez en Oaxaca o a las zonas más desfavorecidas”. A ver si los aludidos le responden al subsecretario, quien, nos aseguran, tuvo la oportunidad de formarse en el Departamento de Epidemiología, en la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, institución que tiene su sede en Baltimore, Maryland, Estados Unidos.

Buscan a Fuerza por México

A los que los notificadores del INE no encuentran ni debajo de las piedras es a los dirigentes del partido Fuerza por México que, tras perder su registro por no obtener el respaldo suficiente en votos, tienen pendiente devolver nada menos que 33.9 millones de pesos, los cuales el organismo determinó que fueron erogados sin autorización. El caso es que no aparecen y debió ser el propio consejero presidente, Lorenzo Córdova, quien ayer admitiera su preocupación ante lo que pudiera ser “una estrategia para tratar de eludir el cumplimiento de las normas. Sabes que te van a notificar y te la pasas escondiéndote”. Así que, nos comentan, si alguien se encontrara por ahí a Pablo Enrique Gutiérrez, a Gerardo Islas o a Alma Lucía Arzaluz, díganles que allá por los rumbos de Viaducto Tlalpan los andan buscando. Uf.

Aysa, el PRI y una bachata

El que se quedó sin camiseta fue el nuevo embajador de México en República Dominicana, Carlos Aysa. Y es que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del Partido Revolucionario Institucional decidió retirar la membresía y dejar en calidad de expulsado a quien fuera su gobernador en Campeche y quien entregara el poder a Morena, tras la elección de Layda Sansores. Llegar a la embajada en el país caribeño costó al ahora expriista, nos recuerdan, no sólo su propia expulsión, pues su hijo debió también cometer una defección del mismo partido para sumarse a Morena y apoyar la reforma eléctrica propuesta por Palacio, que finalmente fue rechazada en la Cámara de Diputados. No queda claro, sin embargo, si la expulsión del tricolor afecta a los políticos que las sufren o si son cosas superables. En el caso de Aysa, seguramente lo superará al ritmo de una bachata.