Coronavirus: amenaza global

CONTRAQUERENCIA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Hace poco más de un mes comenzó la mayor crisis de salud mundial del presente siglo, derivado del surgimiento de una nueva cepa de coronavirus —el denominado Covid-19—, sin que al momento exista una vacuna para contenerlo.

Desde el inicio de su propagación, el gobierno chino adoptó medidas extremas para intentar contenerlo, lo que derivó en suspensión de actividades masivas, cierre de poblaciones enteras —los aislamientos poblacionales más grandes de la historia— e incluso, la construcción en tiempo récord de un hospital ex profeso para responder a la enorme demanda de atención médica.

Y si bien el surgimiento del nuevo virus atrajo la atención mundial desde un principio, lo que comenzó como una crisis sanitaria en la población china de Wuhan es ya una amenaza global, derivado de su rápida propagación y de que su sintomatología puede tardar varios días en manifestarse, lo que dificulta cualquier intento de contención.

Como suele suceder en momentos de incertidumbre, los primeros efectos de la propagación de la enfermedad se resintieron en los mercados financieros, con espectaculares caídas de las principales bolsas en los primeros días de la crisis sanitaria, mucho antes —siquiera— de saber las verdaderas consecuencias que el virus podría traer a las economías mundiales.

Transcurrido el tiempo, los efectos ya son tangibles para muchas empresas multinacionales con sede en China, que se han visto obligadas a cerrar operaciones por tiempo indefinido, ante la amenaza de contagio. Por otro lado, el temor de que el gigante asiático entre en recesión ha aumentado, lo que a lo largo de esta semana arrastró consigo a las bolsas de todo el mundo y provocó días consecutivos de caídas no vistas en casi una década.

Pero las consecuencias trascienden el ámbito financiero, pues el número de nuevos casos en el resto del mundo supera ya a los registrados en China. Entre los países vecinos, Corea del Sur, Japón y Australia representan los principales focos rojos. Por lo que toca a Europa, Italia padece la situación más crítica, lo que ha orillado a su gobierno a tomar medidas de emergencia. En Oriente Medio, destaca Irán con los mayores casos de contagio, entre los que se encuentran altos funcionarios de su gobierno —incluidos el viceministro de salud y la vicepresidenta—. Y por lo que respecta al continente americano, finalmente se confirmó el primer contagio, registrado en Sao Paulo, Brasil, casi a la par del anuncio de un caso en California, Estados Unidos.

De acuerdo con diversas fuentes, el desarrollo de una vacuna podría demorar un año todavía, y ante la presencia del virus en prácticamente todos los continentes, el panorama mundial resulta crítico. Es sólo cuestión de tiempo para que llegue a nuestro país, lo cual pondrá a prueba a nuestro —ya de por sí precario— sistema de salud, en una situación en la que la respuesta ante el virus dependerá directamente de las acciones adoptadas por cada gobierno para intentar contrarrestarlo. Ojalá que, en nuestro caso, estemos a la altura.

 

Compartir