Firma Trump, al fin, el T-MEC

Declara OMS pandemia el coronavirus
Por:

Al fin, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó el Tratado de libre Comercio México-EU-Canadá, al que sólo le falta la aprobación del Parlamento de este último país y la rúbrica del primer ministro, Justin Trudeau, para que entre en vigor, en sustitución del de América del Norte, el TLCAN, vigente desde 1994.

A su estilo, el magnate que está en la Casa Blanca hizo lo que el ingenio popular mexicano califica de “primero el coscorrón y después la sobada”, porque previo a esa ceremonia, declaró “con todo respeto”, que México está pagando el muro fronterizo, a lo que el Presidente Andrés Manuel López Obrador respondió en su mañanera de ayer, en respuesta a preguntas de los reporteros, que “nosotros no nos vamos a confrontar con el gobierno de Estados Unidos”.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

Ante los cuestionamientos de la activista y articulista del diario Reforma Denise Dresser sobre las iniciativas de ley encaminadas a coartar no sólo la libertad de expresión y de prensa, sino que amenaza con reprimir y hasta encarcelar periodistas por criticar o discrepar de sus acciones, el Presidente López Obrador se comprometió a no promover iniciativas en ese sentido, como la de reformar el sistema judicial que llegará al Senado de la República.

De las versiones que circularon anónimamente hace un par de semanas y que encendieron las luces rojas en los medios de comunicación y sus colaboradores y en amplios sectores de la sociedad, durante la frustrada entrega de esa iniciativa y las declaraciones del titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, el Ejecutivo federal dijo desconocerlas y negó autoría alguna.

Como Dresser insistiera en sus señalamientos y la preocupación que ha originado esa real o presunta iniciativa que propone reformas a más de una docena de artículos constitucionales que violan las garantías de los ciudadanos, dijo: “no la he visto, no la conozco, entonces no tiene nada qué ver con nosotros, tenemos el compromiso de garantizar la libertad de expresión, de manifestación de las ideas, el derecho a disentir”.

Acabó por recordar que la Fiscalía General de la República es ahora autónoma y en señalar que la facultad constitucional de presentar iniciativas de ley corresponde exclusivamente al Ejecutivo federal y a los legisladores, lo que hasta anoche, no había  merecido ningún comentario de Gertz Manero, al que algunos, con razón o sin ella, atribuyen esa iniciativa, rechazada de antemano por diversos sectores y ciudadanos.

Por lo pronto, en la sede senatorial de Paseo de la Reforma se anunció ayer que la llegada anunciada  de esa ley para este sábado, fue pospuesta ante el generalizado impacto negativo que originara, y del que hoy nadie se atreve a reconocer su supuesta autoría.