Las mujeres veracruzanas, amenazadas desde su Congreso

#UnDíaSinNosotras
Por:
  • monica-garza

Este viernes se conmemoró el primer Día Naranja de 2019, que cada mes nos invita a hacer conciencia sobre la violencia de género que vive México, donde los números son cada vez más preocupantes.

En el primer semestre de 2018 los informes de gobierno reportaban 402 feminicidios, aunque la ONU Mujeres corrigió la cifra a siete casos cada 24 horas, es decir, no menos de dos mil 555 feminicidios al año en nuestro país.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio señala que entre 2014 y 2017, al menos ocho mil 900 mujeres fueron asesinadas, sin embargo, sólo el 30 por ciento de los casos fueron investigados bajo los protocolos de un feminicidio.

Aunque con ese 30 por ciento le bastó a México para colocarse en el top 10 de los países con más feminicidios por arma de fuego en el mundo.

En el primer semestre de 2018, el Estado de México y Veracruz empataron el primer lugar a nivel nacional en número de feminicidios, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En Veracruz, en particular —que cuenta dos Alertas de Violencia de Género emitidas en 2106 y 2017—, no son pocas las organizaciones civiles que denuncian sin descanso la constancia en los asesinatos contra mujeres, situación que no parece mejorar con la nueva administración de Cuitláhuac García, que en sus primeros 45 días ya registra 26 casos.

Por eso indignó tanto a la opinión publica las declaraciones hechas esta semana por Ana Miriam Ferráez, diputada veracruzana de Morena —partido al que por cierto, en 2017, cuando fue candidata por la coalición PAN-PRD a la alcaldía de Xalapa—se refirió con la palabra “asco”.

Ella es la legisladora que salió con la ocurrencia de proponer un toque de queda nocturno en Veracruz para las mujeres, “mientras se resuelve la problemática”, dijo.

Así nos enteramos que el peligro de la violencia, la discriminación y la misoginia en el estado de Veracruz, no sólo sale también de su propio Congreso, peor aún, del interior de su Comisión para la Igualdad de Género, de la que Ana Miriam Ferráez es secretaria general. ¡Pobres mujeres veracruzanas!

“Que las mujeres a partir de las 10 de la noche estén en casita con sus hijos, si puede ser antes, mucho mejor”, dijo con soltura la legisladora. “Deberían ser unos tres meses o lo necesario”… ¿por qué no, como mujeres, protegernos y dejar de salir nocturnamente (…) para qué exponernos?” argumentó convencida ante los ojos atónitos del grupo de reporteros que la rodeaban, apreciando su clara de-

sinformación en conceptos básicos de seguridad en igualdad de género.

(Sólo como apunte, reportes de la ONU señalan que el mayor número de víctimas de violencia de género se dan dentro del hogar, no en la calle.)

[caption id="attachment_861553" align="alignnone" width="956"] La diputada Ana Miriam Ferráez el pasado 22 de enero luego de ofrecer disculpas por proponer un toque de queda para mujeres después de las 10 de la noche. Foto: Cuartoscuro[/caption]

En sentido estricto, un “Toque de queda” se refiere a una medida gubernamental que, por contextos excepcionales, limita la libre circulación por las calles de los ciudadanos y es una acción que viene acompañada de una vigilancia policial o militar, y ante las sensibilidades coyunturales, el solo hecho de mencionarlo fue una irresponsabilidad.

Resulta muy preocupante que semejantes ideas sean expresadas por una legisladora, desde su propia condición de mujer, pasando por alto que la solución a la violencia, en un estado como Veracruz, que por su circunstancia vive como sociedad muy atemorizada, pasa por una estrategia de gobierno que garantice la paz de la ciudadanía, no la violación de sus derechos fundamentales.

Proponer que una mujer no camine libre por las calles a cualquier hora, para no “exponerse”, es lo mismo que aceptar que si se viste de tal o cual forma, eso la hará responsable de ser víctima de violencia verbal o sexual. ¡Es insultante!

Las críticas y los reclamos obligaron a la legisladora a disculparse casi de inmediato, pero el ridículo quedó pesando como una lápida sobre la espalda del gobernador Cuitláhuac García, quien palomeó el otorgamiento de las comisiones de su Congreso.

Ojalá y por la justicia de las mujeres veracruzanas, se haga un replanteamiento frente a la figura de la diputada Ana Miriam Hernández. ¿Es la correcta para ocupar la Secretaria General de la Comisión de Igualdad de Género del congreso de Veracruz, uno de los estados más azotados por el feminicidio y la impunidad en México?… Todo apunta a que no…