Eventos astronómicos

¿Cómo y a qué hora ver el Eclipse Lunar, la Luna de Sangre y la Superluna este 26 de mayo?

El 26 de mayo el espacio ofrecerá un espectáculo triple con el eclipse luna, la luna de sangre y la superluna; te decimos cómo verlos

luna de sangre
La Luna de Sangre se podrá ver el 26 de mayoFoto: Especial
Por:
  • La Razón Online

Este 26 de mayo el espacio ofrecerá un espectáculo astronómico único, en el que se podrán ver al mismo tiempo una Superluna, el eclipse lunar y una luna de sangre roja. Estos fenómenos se podrán observar desde el cielo de México.

¿Cómo y a qué hora ver la Superluna, el eclipse lunar y la luna de sangre?

La Superluna se podrá ver desde cualquier parte de la Tierra siempre y cuando se tenga un cielo despejado.

Mientras que el eclipse lunar se podrá ver a partir de las 04:45 horas del 26 de mayo, tiempo del centro de México, cuando la Luna comience a ocultarse y cambie su tonalidad por un tono rojizo.

SuperlunaFoto: Especial

En ese sentido la luna de sangre será completamente visible para los habitantes de la Tierra a las 06:11 horas, fase que finalizará 15 minutos más tarde.

Finalmente, el eclipse parcial culminará a las 07:52 horas del miércoles, casi tres horas después de que haya iniciado.

De acuerdo con la NASA no se necesitará ningún tipo de telescopio o binoculares para apreciar estos tres fenómenos astronómicos, ya que se podrán observar a simple vista.

Asimismo, la NASA también señaló que esta Superluna será la más “super” que se podrá ver durante todo el año.

¿Qué es una Superluna?

El fenómeno de la superluna ocurre cuando la luna está en su perigeo (su punto más cercano a la Tierra), lo que hace que aparezca más brillante y más grande que una luna llena normal.

Una Superluna se ve un 14 por ciento más grande de su tamaño habitual y se espera que la de este marzo se ilumine en un 99.6 por ciento en casi toda su diafanidad, según la NASA.

¿Qué es un eclipse lunar y la Luna de Sangre?

De acuerdo con la NASA la luna de sangre ocurre durante los eclipses lunares totales. Cuando ocurren, la Tierra se sitúa entre la Luna y el Sol, tapando la luz del Sol que se refleja en la luna.

Entonces, la única luz que le llega a la superficie de la Luna es la de los extremos de la atmósfera terrestre. Las moléculas de aire de la atmósfera reparten la mayor parte de la luz de color azul. 

La luz restante se refleja en la superficie de la Luna y adquiere un color rojizo que hace que parezca que la Luna "sangra" en el cielo nocturno.