Iluminación LED personalizada

Mercedes-Benz GLA 2021, renovarse, una de sus virtudes

El tablero está dominado por el sistema MBUX, que se integra por dos pantallas de 10.25”; presume proporciones de SUV mejor logradas

31-1
La dirección te deja saber lo que sucede en las ruedas frontales.Foto: Autocosmos
Por:
  • Rubén Hoyo .

La familia A de Mercedes-Benz sigue fortaleciéndose, luego del Clase A, llegó a nuestro mercado la GLB, que por cierto, es fabricada en México.

Posteriormente arribaron los sedanes, Clase A Sedán con proporciones tradicionales y también el exitoso CLA que tiene esas tan bien recibidas formas tipo coupé. Pero faltaba un último integrante de la gama, se trata también de la SUV más pequeña que ofrece Mercedes-Benz, es decir la GLA.

A diferencia de su predecesora que lucía meramente como una versión levantada del hatchback, la Mercedes-Benz GLA 2021 presume proporciones de SUV mejor logradas, sin perder sus dimensiones compactas, incluso es 14 mm más corta que antes, pero el espacio interior, sobre todo en la fila trasera es sustancialmente mejor.

También resuelve dos aspectos que siempre le criticamos a la primera generación; por un lado, la atmósfera interior y, por el otro, el refinamiento, ambos aspectos que desde mi punto de vista nunca estuvieron al nivel de lo que debe entregar un Mercedes.

Motor y especificaciones. Bajo el cofre encontramos un pequeño propulsor de 1.3 litros turboalimentado que entrega 163 hp y 184 lb-pie de torque, mismo que va asociado a una transmisión de clutch dual y siete cambios. La tracción es al frente.

Te comentaba que ahora es ligeramente más corta, la longitud total queda en 4,410 mm y, sin embargo, la distancia entre ejes se incrementó en 33 mm para un total de 2,739 mm. Con lo cual el espacio en la banca trasera mejora bastante, ahora dos adultos de talla media pueden viajar con total comodidad.

Gráfico

Asimismo, también hay ganancia de 14 litros en cuanto al espacio de carga, para un total con los asientos traseros habilitados de 435 litros.

Uno de los puntos débiles de la GLA original era justamente el interior, si bien el diseño era atractivo y alineado a lo que se podía ver en otros Mercedes, la calidad percibida no estaba al nivel de lo que esperarías de un producto con el emblema de la estrella de tres puntas.

Ahora, las cosas son diferentes y si bien el plástico utilizado en la parte baja del tablero y paneles de las puertas, en lo general, la atmósfera es muy buena y al nivel de lo que podemos ver en cualquier otro Mercedes de la gama.

El tablero está dominado por el sistema MBUX, que se integra por dos pantallas de 10.25” (la derecha es táctil), desde donde podemos controlar todas las funciones del vehículo, con esa increíble interfaz gráfica, llena de animaciones y detalles de buen gusto.

Me han comentado algunas personas que el sistema puede ser abrumador y complejo de utilizar, en lo personal no lo he sentido así y al contrario, me parece que el MBUX es una de las referencias a nivel industria.

Por su parte, la iluminación de LED personalizable y el asistente virtual Hey, Mercedes también están presentes y el funcionamiento de éste último es tan intuitivo y fácil como en los modelos más costosos del fabricante.

Cargador inalámbrico para móviles, compatibilidad con Apple Carplay, y Android Auto y, aunque el climatizador es automático, es monozona, claramente deberían ser dos.

Tras el volante, nuevamente alegra ver que la marca resolvió dos aspectos en que la GLA anterior quedaba a deber, el refinamiento. Y para no ser muy abstractos o ambiguos, lo voy a poner así: antes era ruidosa, tanto de rodamiento como de trabajo mecánico, asimismo, a la suspensión también le costaba filtrar bien las imperfecciones del camino.

Esta nueva GLA tiene una apariencia de SUV bien lograda.

  • El dato: Es más silenciosa en todos los aspectos, y la suspensión no sólo filtra muy bien, sino que controla las transferencias.