Red global LIGO-Virgo

Científicos captan la mayor onda gravitacional jamás registrada

El fenómeno ocurrió a causa de la fusión de dos hoyos negros

Hoyos negros
Hoyos negros
Por:

Dos detectores láser de la red global LIGO-Virgo en EU y uno en Italia, registraron el 21 de mayo de 2019, una señal extraterrestre, bautizada como GW190521, es muy breve y difícil de detectar ya que dura menos de una décima de segundo, ésta es una onda gravitacional creada por la colisión de dos agujeros negros con unas masas de unas 85 y 66 veces las del Sol, respectivamente, girando en una espiral continua cada vez más cerca el uno del otro hasta que se fusionaron provocando una distorsión que viajó por el universo, desde la lejana galaxia en la que se produjo hasta la Tierra. Su fusión que ocurrió hace aproximadamente 7,000 millones de años, cuando el universo tenía más o menos la mitad de años que tiene ahora, creó un agujero negro aún más masivo -de unas 142 masas solares- y liberó una cantidad de energía equivalente a la de ocho veces nuestro Sol. 

Gráficos: C. Alejandro Sánchez, Ismael F. Mira, Roberto Alvarado y Luisa Ortega.

Hoyos negros

Clic aquí para ver en tamaño completo.