Informes de 2016 revelan rehabilitación a medias

L12 reabrió en 2015 con reparaciones no concluidas

Faltó corregir el perfil de las curvas 27 y 28; tampoco se culminaron arreglos en las trabes de las curvas 11 y 12, donde había grietas y deformaciones, reportó la Cuenta Pública

13
Ayer se iniciaron los trabajos de limpieza de la zona siniestrada.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Karla Mora

A pesar de que en 2014 la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro fue sometida a intervenciones mayores que obligaron a su cierre durante 20 meses, en ese tiempo la línea reabrió sin tener todas las reparaciones requeridas, específicamente en el tramo elevado, revela el informe de la Cuenta Pública 2016, emitido por la entonces Secretaría de Finanzas local.

Inicialmente, la razón por la que se cerró la Línea fue porque el STC encontró desgaste ondulatorio acelerado y acentuado de los rieles, particularmente en las curvas menores a 300 metros de radio ubicadas entre las estaciones de Atlalilco a Zapotitlán.

También se vieron deformación de rieles y deslizamientos (patinaje) de los trenes, así como desgastes excesivos en aparatos de cambio de vía.

Fue así que se hizo una revisión integral que detectó más desperfectos a nivel estructural, no sólo en las vías.

El informe de 2016 describe que después de octubre de 2015, cuando se reabrió el tramo elevado de la línea al servicio regular, la Dirección de Obras Públicas (DOP) de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad dio seguimiento a la condición de las instalaciones y, ya reabierta, detectó aspectos que no se incluyeron en la rehabilitación del recorrido.

El informe indica que en la línea había falta de balastro —gránulos que soportan las vías— en zonas puntuales del tramo rehabilitado (Tláhuac-Culhuacán). En ese momento, y a pesar de que fue de las principales fallas que provocaron un desgaste inusual de la vía, la DOP expuso que no se corrigió el perfil de las curvas 27 y 28, las cuales fueron reportadas desde septiembre de 2012, un mes antes de que se inaugurara la línea, según consta en el oficio con numeral GIF2760/2012.

También consta que no se culminaron las reparaciones en las trabes de acero ubicadas en las curvas 11 y 12, que se encuentran en la interestación Zapotitlán-Nopalera, zona próxima a donde ocurrió el accidente el 3 de mayo pasado.

También en las curvas 11 y 12, tramo Zapotitlán-Nopalera, la DOP ubicó una grieta en la losa de concreto y deformación en el murete de la trinchera.

En un recorrido que la DOP realizó para revisar las condiciones de la estructura en esta zona, se encontró que en las tres trabes ubicadas en ese tramo había deformaciones “en el centro del claro de la trabe lateral”, debajo de la vía con dirección a Mixcoac.

En los neoprenos de apoyo —cuya función es garantizar la transmisión de cargas de un elemento a otro al soportar el paso de los trenes— de las tres trabes se detectaron deformaciones y un desplazamiento longitudinal. Uno de los apoyos tenía una fractura.

  • El dato: En la Cuenta Pública se omitió describir las reparaciones a los trenes de la L12, debido a que éstos están sujetos a un contrato de mantenimiento por parte de la empresa CAF.