Tenía mas de 30 años de experiencia

Muere Gerardo Ríos de Sonido Terremoto, orgullo de Valle de Chalco

Hay luto en el mundo sonidero del oriente capitalino; lo despiden en redes al sonido de cumbias, salsas y huarachas

Sonido Terremoto
Sonido TerremotoFoto: especial
Por:

Con más de 30 años de experiencia en la escena musical del sonidero, Gerardo Ríos de la Rosa--quien afirmaba con "orgullo" ser originario de Valle de Chalco--murió la madrugada de este jueves.

Aunque los detalles del fallecimiento no han sido revelados, allegados a Ríos de la Rosa--quien también era conocido como el "Gigante de la zona oriente"--señalaron que el hombre padecía una enfermedad cardíaca.

Al respecto, Richard TV--periodista musical especializado en la escena--aseveró en un video en Youtube, al comunicar la muerte, "que ojalá pase esta pandemia (de coronavirus) que nos ha quitado a grandes personas y amigos".

"Para mi es un orgullo tener este equipo de sonido, pero es más orgullo ser de Valle de Chalco", aseveraba el "gigante" en sus presentaciones por todo el oriente de la Ciudad de México y varios estados del país.

Aunque estudió Medicina algún tiempo, abandonó la carrera para dedicarse al trabajo musical y así apoyar a sus hermanos, según contó en entrevista hace un par de años.

Lamentan muerte de Gerardo RíosFoto: especial

Lamentan muerte de Gerardo Ríos

Tras la noticia del fallecimiento, admiradores, colegas y periodistas especializados en la "música sonidera" lamentaron el deceso de uno de los máximos exponentes de las fiestas al ritmo de salsa, rumba, cumbia y huaracha.

"Radico en California, pero siempre he sido sonidero, de corazón, le mando mis condolencias a las familias de Sonido Terremoto y al Sonido Samurai, que dios los tenga en su santa gloria, siempre estarán en los corazones de toda la gente que los acompaño en cada baile", escribió en redes un admirador de Ríos.

El fan  hace referencia a Sonido Samurai--otro icónico del sonidero-- y cuyo fundador murió el mes pasado en Puebla, a causa de una enfermedad crónica.

olr