Servicio sigue activo durante la contingencia

Pandemia relaja abortos; disminuyen 43% en CDMX

En septiembre pasado hubo 636 interrupciones del embarazo menos que en enero, cuando no había emergencia; descuidan salud reproductiva frente al Covid, dice experta

El servicio de interrupción del embarazo está disponible para toda mujer que lo solicite voluntariamente en la Ciudad de México, mientras sea menor a 12 semanas de gestación. Esta práctica es legal en la capital mexicana desde 2007.
El servicio de interrupción del embarazo está disponible para toda mujer que lo solicite voluntariamente en la Ciudad de México, mientras sea menor a 12 semanas de gestación. Esta práctica es legal en la capital mexicana desde 2007.Foto: Especial
Por:

Durante la contingencia sanitaria del Covid-19, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México no dejó de ofrecer a la población el servicio de Interrupción Legal del Embarazo (ILE); sin embargo, en los meses de la jornada de sana distancia, que inició el 31 de marzo pasado, los abortos experimentaron una reducción de 43.7 por ciento con respecto a enero de 2020.

Mientras que en el primer mes del año hubo mil 455 servicios de este tipo en los centros de salud asignados, en septiembre —la última actualización con que se cuenta— se registraron 819, esta cifra fue aún menor en mayo, que tuvo el mayor pico de contagios de Covid-19 hasta ahora, con 636 abortos legales.

.Gráfico: La Razón de México

Esta información, obtenida del portal de Datos Abiertos de la CDMX, si bien no aclara el motivo de la reducción de abortos, este fenómeno coincide con el inicio de la activación de la emergencia sanitaria, en abril. El primer mes bajo la semaforización epidemiológica tuvo 413 abortos menos que en marzo.

La disminución también se refleja en comparación con el año pasado, de enero a septiembre de 2019 se practicaron 11 mil 606 abortos legales en la capital, y este año, en el mismo periodo, fueron 8 mil 647, es decir, 25.4 por ciento menos.

.Gráfico: La Razón de México

La base de datos de la Agencia de Innovación Pública de la CDMX también incluye el Catálogo de Clave Única de Establecimientos en Salud (Clues) de los hospitales que realizaron estos procedimientos. Al comparar los datos de enero a septiembre de 2020 es notable la reducción del número de centros con este servicio: cuando empezó el año había 13 y en septiembre, nueve.

Y es que el Hospital General Dr. Enrique Cabrera y Hospital General Ajusco Medio, donde también se realizaban estos procedimientos de manera segura, tuvieron que detener su proceso de desconversión como hospitales Covid-19, ante el aumento de casos graves.

Yoalli Palma, especialista en medicina materno-fetal, explicó a La Razón que, con el coronavirus se realizaron estadísticas a nivel mundial con las que se descubrió que una tercera parte de las mujeres reportó una disminución en la atención que le otorga a su salud sexual y reproductiva, lo cual abarca tanto interrupciones legales del embarazo como la planificación familiar.

Durante la pandemia del SARS-Cov-2, dijo, las personas empezaron a priorizar otro tipo de salud, más que la sexual y reproductiva y, aunado al riesgo que significa salir, ya se esperaba la disminución en el número de abortos.

“Aunque en este momento de la pandemia pudiera haber más necesidad de abortar, las mujeres se enfrentan a la instrucción sistemática de quedarse en casa, y eso es visible también con las embarazadas que dejaron de cuidar su atención prenatal, por el miedo a contagiarse”

Yoalli Palma
Especialista en medicina materno-fetal

Sin embargo, consideró que no se conocen las razones por las que las mujeres dejaron de acudir a las clínicas donde se practica la interrupción legal del embarazo, es decir, si fue porque realmente no lo necesitaban en estos momentos o porque recurrieron a otros lugares.

“Creo que puede influir lo del coronavirus en disminuir la gente que acudía a los centros (de salud), pero realmente no tenemos el conocimiento de qué otras opciones usaron cuando requerían de alguna atención relacionada con la interrupción del embarazo”, dijo.

La experta consideró que aunque en este momento de la pandemia pudiera haber más necesidad de abortar, las mujeres se enfrentan a la instrucción sistemática de quedarse en casa, “y eso es visible también con las embarazadas que dejaron de cuidar su atención prenatal por miedo a contagiarse”.

El temor de las mujeres que no acudieron al médico durante su embarazo se refleja en un aumento en la mortalidad de embarazadas y también tuvieron más riesgo de abortos o malformaciones, por esta falta de seguimiento prenatal, dijo.

“Justamente es muy importante especificar el mensaje de ‘quédate en casa’, pero también con un promocional de que hay ciertas cosas que no pueden esperar, una de ellas es el embarazo no deseado, porque recordamos que los embarazos en todas las mujeres disminuyen el sistema inmune, entonces, automáticamente son población vulnerable”, precisó.

“Si tú quieres correr ese riesgo, porque deseas ser madre, pues está muy bien; pero si no quieres correr ese riesgo y no deseas ser madre, encima de todo estás arriesgándote a tener un riesgo de vida”, concluyó Palma.

.Gráfico: La Razón de México