Nuevo director artístico

David Lomelí, un talento mexicano al frente de la Ópera de Santa Fe

El tenor afirma a La Razón que busca llevar piezas de compositores latinoamericanos; asegura que continuará impulsando este arte en el público joven a través del streaming

20
El también Consultor Artístico de la Ópera de Dallas, en una foto de archivo.Foto Cortesía: Lauren Bloom
Por:
  • Adriana Góchez .

Su visión contemporánea de la ópera coloca de nuevo al tenor mexicano David Lomelí en la mira en Estados Unidos: asume el cargo de director artístico de la prestigiosa Ópera de Santa Fe, donde busca montar piezas de compositores latinoamericanos y continuar impulsando este arte entre el público joven de la mano de la tecnología. Es el primer latino en tener este puesto en dicha compañía.

“Me encantaría primeramente tener arte que sea de una profundidad y de una visión muy realista, quisiera incluir proyectos que nos impacten como audiencia. También me encantaría traer un poquito de música latinoamericana, de artistas y creadores de la región, me gustaría que venga Javier Camarena y tantos talentos mexicanos que cantan y dirigen como Rolando Villazón”, señaló en entrevista telefónica con La Razón, David Lomelí, quien desde el 1 de mayo es director artístico de la Ópera de Santa Fe.

El cantante, quien fungió como Director de Administración Artística en la Ópera de Dallas, donde marcó historia al convertirse en el primer latino en Estados Unidos en ocupar un cargo de ese tipo en una compañía operística de ese nivel, también tiene entre sus planes hacer colaboraciones con directores de cine y teatro, con el fin de conjugar estas artes y así ofrecer producciones innovadoras y diferentes.

Consciente de que la situación de las casas de ópera en el mundo es complicada por la pandemia de Covid-19, Lomelí se ha fijado como meta adaptarse a los cambios que ha generado esta crisis.

“La pandemia nos ha enseñado a empezar a cambiar nuestro negocio de la ópera, sobre todo en Estados Unidos, no podemos depender siempre del gran donador, de la recaudación de fondos.

“Ahorita que no nos podemos juntar, tener funciones, fiestas de coctel, es difícil tener una colecta de recursos efectiva; creo que los esfuerzos de ahora son tener una compañía físicamente atractiva y con un gran poderío digital”, dijo.

David Lomelí señaló que uno de los grandes retos será tratar de difundir el quehacer operístico de una manera diferente, como lo hizo en Dallas, a través de Instagram y Facebook, lo cual prevé replicar en Santa Fe.

Este año ha sido duro, las funciones en muchas casas se han cancelado hasta el verano en Estados Unidos; la primera que abre es la Ópera de Santa Fe en julio. Estamos programando conciertos, recitales, de aquí hasta el final
del año

David Lomelí, Director Artístico

Destacó que la crisis sanitaria derivada del coronavirus ha dejado muchas enseñanzas y cambios en el mundo de la ópera, pues la compañías comienzan a hacer fuertes inversiones en medios digitales para seguir presentes y también generar recursos.

“Lo más padre para nosotros es que (en la Ópera de Dallas) hemos hecho contenido original, producciones de películas para la ópera, diseñadas para la pantalla; era más fácil crear contenido nuevo porque, por ejemplo, cada vez que hay un live streaming, el Metropolitan de Nueva York paga una función extra a cada una de las personas que forman parte del montaje, es una nómina enorme”, dijo.

A través de los proyectos digitales que emprendió en la Ópera de Dallas se dio cuenta que hay un público joven dispuesto a invertir en ópera vía streaming.

“La audiencia, entre los 18 y 34 años, es con la que tuvimos mayor éxito en nuestro canal de Facebook e Instagram. Creamos un producto diferente, cantamos ópera, hablamos de ésta, pero no la empaquetamos como todo el mundo, sino que es más digerible, viene con una gran diversidad, lo hemos hecho de una manera profesional que nos ha redituado”, expresó el director artístico.

Resaltó que su nombramiento en la Ópera de Santa Fe lo atribuye al trabajo que hizo en Dallas en el ámbito digital.

“Es consecuencia de la manera de conectar una audiencia que se cree perdida en la ópera. Es una generación que no paga 300 dólares por un boleto, no va a viajar y gastar ocho mil dólares en hospedaje y comida; pero sí va a invertir seis o 10 dólares al mes por tener una suscripción. A lo mejor en 10, 15 meses de interactuar con nuestro contenido van a comprar el boleto… eso jamás lo habíamos visto en la música clásica”, finalizó. 

  • El dato: Antes de formar parte de la Ópera de Dallas, Lomelí fue un tenor reconocido en muchas compañías, incluyendo la Ópera de Santa Fe.