Sábado 16.01.2021 - 11:34

Eduardo Rabasa rinde homenaje a Donnie Darko

Eduardo Rabasa rinde homenaje a Donnie Darko
Por:

Para el escritor y editor Eduardo Rabasa, Donnie Darko (cinta de 2001 dirigida por Richard Kelly), es una pieza de culto “underground entre lo underground, que ha sido disfrutada por quienes la han tenido que ver”. Por ello en El destino es un conejo que te da órdenes (Pepitas, 2019) su primer libro de cuentos, rinde homenaje a la película protagonizada por Jake Gyllenhaal, donde la locura, el humor negro y el cachondeo son los protagonistas.

“Apenas vi Donnie Darko hace cuatro años, desde entonces me encantó, me pareció que tenía elementos muy significativos y reveladores; el que más me interesó y por el cual traté de hacerle este pequeño homenaje-plagio es la idea de que a la protagonista de mi cuento (el cual le da nombre al libro), Claya Darco, le da una especie de quiebre psicótico en el que ve algo que no pertenece a la realidad que los demás pueden percibir”, señaló Rabasa a La Razón.

Te puede interesar: Noche de Museos cumple 10 años y celebra con estas actividades

A quien observa Darco es al Doctor Osmo, entidad conejo humanoide de peluche negro, inspirado en Frank, del filme. “En la película a Donnie de pronto se le aparece el conejo y le da órdenes.

“Alguien normal entraría en pánico, pero él lo internaliza desde el principio como algo normal y divertido, y hace lo que la entidad le indica casi como si fuese su mamá quien lo manda”; lo mismo sucede con Claya, sólo que en vez de salvar al universo del colapso, ella se unirá a ‘La Resistencia’”, explicó el escritor.

Rabasa destacó, que para él, lo interesante de esta propuesta es el juego del concepto de realidad o normalidad. “En este caso se trata de una alucinación y existe gente a la que le pasa eso. Para hacer el cuento leí un libro de una mujer que justo tenía un quiebre psicótico y veía criaturas que le decían qué hacer y ella lo narraba en una clave bastante cotidiana. Esto puede producir elementos dentro de la percepción de alguien; me pareció muy interesante”, abundó el también traductor.

Este cuento tiene una parte erótica —Claya se enamora de su amiga Lucrecia, con quien tiene su primer encuentro carnal—, al igual que el resto: en “La orden milenaria”, un científico inventa un supositorio que relaja los anos de políticos; “La turba” incluye a una teibolera sexagenaria que labora en un tugurio para depravados; y “Liturgias del cuerpo” se centra en una pareja que corrompe a niñas y monjas con relatos sexuales pegados en postes, cuyo integrante masculino es instruido en las artes mastrubatorias elevadas por la Nonplusultra.

Al respecto, Rabasa afirmó que para él, una de las cuestiones esenciales a la hora de escribir es el cuerpo: “hay muchos autores, como Proust, a quienes la literatura que les interesa es la que procede de la corporalidad; actualmente el gremio es relacionado con ser un erudito intelectualizado que desprecia el físico porque fuma, se emborracha muchísimo y no hace ejercicio; y ése es un cliché que no comparto para nada.

“En ese sentido, esa dimensión erótica de los relatos, componente que considero parte importante de la vida cotidiana, es un elemento que siento ausente dentro de la narrativa mexicana, incluso latinoamericana: considero que existe pudor respecto al tema y, por lo menos en los libros escritos por hombres, el sexo aparece como una cosa desnaturalizada y misógina. A mí no me convence esa perspectiva, por ello esa eroticidad tiene que ver con el vínculo con la escritura y el cuerpo”, concluyó.

“La orden milenaria”

Eduardo Rabasa

Una vez semidesnudo en mi consultorio, lo amedrenté con un repertorio de muecas y monosílabos que denotaban alarma ante su apariencia, de manera que no chistó cuando le solicité que se colocara boca abajo y se bajara los calzoncillos. Inserté el supositorio, encomendándome en una plegaria silenciosa a los dioses de la rigidez anal. El paciente respondió con un ligero arqueo de joroba, que me recordó a una foca que sacara a airear su aleta. Lo dejé descansar un momento largo, a fin de que pudiera dar comienzo la secreción interna de la sustancia relajante.

FRAGMENTO TOMADO DEL LIBRO.

El destino es un conejo que te da órdenes

Autor: Eduardo Rabasa

Género: cuento

Editorial: Pepitas, 2019