Giddens: La tercera vía

Anthony Giddens
Anthony Giddens
Por:
  • Miguel Ángel Muñoz

Para muchos de los lectores especialistas el libro del sociólogo Anthony Giddens, La tercera vía (Editorial Taurus), es una propuesta electoral para acceder al poder, caracterizada por el abandono de alguna de las señas de identidad tradicionales de la vieja izquierda, y quizá para otros carente de su discurso programático dotado de la suficiente elaboración teórica; otros cuando más benévolos, equivaldría a la anticipación de la política de la izquierda del futuro, el único discurso de progreso posible en momentos de confusión ideológica, marcados por la modernización y la masiva huida al centro de los electorados europeos.

Quizá las dos postulaciones que hemos comentad sean impensables, quizá hay otras que nosotros como lectores no entendemos, o incluso no podemos descubrir. Lo que sí es evidente es que, al menos tras el triunfo – hace años ya- de Tony Blair en Inglaterra, consiguió atraer al gran público por comprender qué se escondió tras su campaña electoral.

La respuesta, al menos como propuesta ideológica, no como ejercicio efectivo de las políticas de práctica, puede que se encuentre en las páginas Giddens. Y esto ya es otro de los puntos importantes del volumen, que parece ponernos al descubierto los grandes dilemas contemporáneos de Europa.

Anthony Giddens

Antthony Giddens (Londres, Inglaterra, 1938) es sin duda uno de los grandes sociólogos de la actualidad. El efecto inmediato ha sido su éxito en sus reflexiones políticas, ideológicas del viejo continente. Este es su gran acierto, permitir que el gran público participe del debate “moderno” de las ideas, sin tener que desvelarse o romperse la cabeza para comprender lo muy complejo de la historia.

La característica clave del libro es su tono didáctico, que comienza por la misma ubicación topográfica de la “tercera vía” dentro del mapa actual de las ideologías políticas. La tercera vía dice incorporarse así a la tradición de la socialdemocracia, pero en un emplazamiento equidistante del neoliberalismo. De ahí su denominación como “tercera vía”, por su intención de “trascender a ambas ideologías. Su herencia de izquierda se manifiesta en la incorporación de los valores de la libertad y solidaridad de dicha tradición, aunque se incorporan las nuevas circunstancias creadas por la economía de mercado y a las condiciones de una sociedad globalizada. Y de hecho, la mayor parte del libro puede leerse como un intento por “detenerse a reflexionar” cuáles son los efectos de esta nueva situación caracterizada por la ausencia de un nuevo individualismo, una relativa ausencia de referentes semánticos claros en la política de izquierda-derecha – tan pobres de ideología en México, y más con el actual gobierno- , las nuevas formas de pluralismo y todos los problemas derivados de los desafíos ecológicos y, en general, de la nueva agenda social y política.

Anthony Giddens

El texto de Giddens, es pues, un diagnóstico sobre nuestro tiempo como un esfuerzo por pronunciarse sobre cómo ha de enfrentarse este reciente e inesperado “centro radical”, ciertamente pragmático, a nuestra propia realidad. Aunque como el propio autor: nada tiene de seguro que asistamos a nuevos movimientos en su interior en años próximos.

El resultado podrá no satisfacer a quienes esperen una densa teoría sociológica política – para ello pueden consultarse otros libros del autor-, o a los que prefieran seguir fieles al discurso de izquierda tradicional. Lo cual también es un problema incierto, pues los tiempos han cambiado. No cabe duda que estamos ante un primer esbozo que se atreve a pensar nuestro mundo fuera del dogmatismo ideológico y en un lenguaje accesible, y poco frecuente por los estudiosos. La tercera vía de Anthony Gades es, un libro clásico para las nuevas generaciones de interesados, en preguntarse cómo se acabó la izquierda – y en muchos casos se volvió dictadura- y su falta de recursos para resurgir. Ya François Furet lo había anunciado, ahora Giddens lo determina con otro significado.