SUEÑOS SOÑADOS QUE NO SON SUEÑOS

Sueños
Sueños soñados que no son sueñosFoto: Especial
Por:
  • Raúl Sales

En la última línea no sé que carajos oprimí y todo lo escrito se esfumó. “Tranquilo, no pasa nada” se conectó alguna sinapsis, volví a abrir el procesador y no, nada de lo que tenía se había guardado y que hago ahora, escribir otra vez dijo mi lado racional mientras mi demonio interno sacudía a la musa y la señalaba porque a quién se le ocurre entrecomillar al final de un escrito y que seguro algo se oprimió y bueno, que la cuanta historias de la madrugada es la culpable de este desvelo y no los recuerdos reprimidos del “aquellos viejos buenos tiempos”.

La vida suele ser caótica pero, en las madrugadas, mientras todos duermen, las personalidades salen a jugar, se apropian de una incómoda situación u olvidada relación y te la restriegan hasta que as heridas vuelven a abrirse y entonces las siempre inquietas culpas, le echan una de sal y dos de chile para pasárselas a gúúúúúúústo mientras te retuerces entre ellas.

Esta es la historias de una de esas noches, esa noche en la que la laptop censuró el último escrito y el desvelo hizo el resto, aquí donde el que escribía estas líneas está pensando que lo hace pero no es así… no, no es el meterse en el sueño… digamos que es lo opuesto y así como los muñecos se estiran en las noches y se desquitan de ciertos malos dueños, as{i algunos de nosotros, dejamos de ser sueños para, por unos instantes convertirnos en soñadores, digamos que es la forma en que nos reproducimos pues también los sueños, al igual que los chistes, el café, el agua potable, el universo y los malos gobiernos, son finitos… aunque hay dudas en el último pues quieren dejar a sus parientes o a sus… ok, sigamos en el tema, como les decía, los sueños recurrentes, de tanto ser soñados nos volvemos conscientes de ciertas cuestiones y podemos interactuar con otros sueños, la primera vez que empecé a cazar a un alien y luego terminé siendo yo la versión bladeruneresca alienígena pues ya sabrán que tuve que colarme en un recuerdo de las noches de juerga para poder olvidarme hasta de mi nombre… de su nombre… del mío… ustedes disculpen.

Regreso, el caso es que el alfa cayó en beta cuando su escrito se convirtió en o… mega desaparecido… ya sé, mis chistes no divierten pero, les decía, estos también son finitos y ya todos están circulando, es por eso que apenas te acuerdas de 5 ó 6 y eso si te exprimes la neurona, algunos de nosotros tenemos la teoría de que cuando los chistes terminen de consumirse su amargura los hará refugiarse en sus sueños y nosotros tomaremos el control y ustedes serán los soñados, dice el gato de Schrödinger que hay 50% de probabilidades que eso suceda en otro universo aunque el can pavloviano que está cuidándolo le levanta una ceja… que quieren que les diga, este tipo sueña su propia distozoopía y lo peor es que nunca se acuerda de lo que sueña. Bueno, disculpen que divague pero es divertido estar aporreando teclas en la madrugada mientras el dueño de los dedos está vagando en otro lado.

Porque les escribo esto, nada más por convivir, les digo que el demonio interno, oh sí, un sujeto bastante desagradable y lleno de vicios, anda sacudiendo a la musa pero en realidad no pasará nada, se necesitan mutuamente, es más, me atrevería a decir que son la misma versión desde diferente lados de la gema de la verdad. No, lo siento, no discutiré la gema de la verdad pues seguro ustedes la ven desde otro lado y nunca terminaremos, haremos un “diputaditis” es decir hablaremos sin llegar a nada concreto y luego lo haremos concreto, nadie lo leerá, se peleará por deporte y se aprobará porque ya viene el puente de Semana Santa para terminar siendo letra muerta. Así que no, nada de gemas de la verdad, hagan como que no escribí nada.

Ya, no les haré cansado esto, estoy probando que tanto podemos incidir, o sea, si esto aparece, el autor lo leerá y sabrá que aunque suene como él no recordará haberlo escrito pero tendrá una noción pues lo habrá soñado o eso creerá y entonces dudará, y en esa confusión, además de que nacerá mi lindo crío, yo veré la confusión en el rostro del alfa y no sabrá qué, cómo, cuándo y mucho menos el por qué… será interesante verlo soñar reiteradamente lo que no hizo pero que siente que sí y su memoria kinestésica le dice que sí aunque no lo recuerde… ese bucle me permitirá salir a jugar cada vez más seguido. Es decir, nos veremos pronto por acá y quien sabe, tal vez mis escritos sean más divertidos que los arranca venas o lo amargueta de los escritos del poseedor de las manos que hoy escriben esto… aún… si todo sale bien… Nos veremos… o quizá… sueñen con esto… también.