Lunes 25.01.2021 - 18:08

Una mirada a la tercera raíz de México

Una mirada a la tercera raíz de México
Por:

Cánticos tribales mezclados con percusiones y beats de hip-hop, y bailarines de la compañía de danza experimental Alma Cimarrona mostrando la herencia de los grupos afromexicanos que habitan en el país, marcaron el inicio de la jornada cultural que la Junta de Coordinación Política y la Comisión de Cultura de la LXIV Legislatura del Senado de la República organizaron para presentar el libro y la exposición Afroméxico en la Antigua Sede del Senado, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Tanto la muestra y el volumen dan cuenta y enaltecen a la tercera raíz de México, que por cientos de años ha sido invisibilizada y marginada en el país.  Esto a través de imágenes en las que se aprecian a pescadores, niños disfrutando del mar y mujeres cocinando o bailando.

Te puede interesar: Foals regresa a México con tres conciertos

[gallery td_gallery_title_input="Fotos cortesía: Libro Afroméxico" link="file" size="full" td_select_gallery_slide="slide" ids="eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTM2LmpwZyIsInRpdGxlIjoiMjYtMzYiLCJjYXB0aW9uIjoiRWwgQXp1ZnJlLCBWaWxsYSBkZSBUdXR1dGVwZWMsIE9heGFjYS4gQXV0b3JhOiBCbGFuY2EgQ2hhcm9sZXQiLCJhbHQiOiIiLCJkZXNjcmlwdGlvbiI6IiJ9,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTE4LmpwZyIsInRpdGxlIjoiMjYtMTgiLCJjYXB0aW9uIjoiUmVncmVzYW5kbyBkZWwgUlx1MDBlZG8gQ29sbGFudGVzIDE5NzkuIEF1dG9yOiBBcmllbCBNZW5kb3phIEJhXHUwMGYxb3MiLCJhbHQiOiIiLCJkZXNjcmlwdGlvbiI6IiJ9,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTI4LWUxNTgyMjk3OTczOTc1LmpwZyIsInRpdGxlIjoiVW5hIG1pcmFkYSBhIGxhIHRlcmNlcmEgcmFcdTAwZWR6IGRlIE1cdTAwZTl4aWNvIiwiY2FwdGlvbiI6IlhJWCBFbmN1ZW50cm8gZGUgUHVlYmxvcyBOZWdyb3MsIEVsIE5hY2ltaWVudG8sIE1cdTAwZmF6cXVpeiwgQ29haHVpbGEgQXV0b3I6IEpvc1x1MDBlOSAgTHVpcyBNYXJ0XHUwMGVkbmV6IiwiYWx0IjoiVW5hIG1pcmFkYSBhIGxhIHRlcmNlcmEgcmFcdTAwZWR6IGRlIE1cdTAwZTl4aWNvIiwiZGVzY3JpcHRpb24iOiIifQ==,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTcuanBnIiwidGl0bGUiOiIyNi03IiwiY2FwdGlvbiI6IkltYWdlbiB0b21hZGEgIHBvciBlbCBmb3RcdTAwZjNncmFmbyBOZWdybyBJYlx1MDBlMVx1MDBmMWV6LiIsImFsdCI6IiIsImRlc2NyaXB0aW9uIjoiIn0=,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTQzLmpwZyIsInRpdGxlIjoiMjYtNDMiLCJjYXB0aW9uIjoiQ29sbGFudGVzLCBTYW50aWFnbyBQaW5vdGVwYSBOYWNpb25hbCwgT2F4YWNhLCBkZSBWaXR0b3JpbyBEXHUyMDE5T25vZnJpLiIsImFsdCI6IiIsImRlc2NyaXB0aW9uIjoiIn0="]

Las fotografías fueron realizadas por Negro Ibáñez, Ariel Mendoza, Jorge Acevedo, Vittorio, el afrojarocho Héctor Aguilera y Blanca Charolet, “con quien desde 2006 visité estas comunidades para recopilar música y la luz de los rostros y sus movimientos”, recordó Susana Harp, presidenta de la Comisión de Cultura y Cinematografía del Senado.

Durante el evento, el legislador Ricardo Monreal destacó la labor que Susana Harp ha realizado en torno a la visibilización de esta comunidad: “nadie había hablado de ella; fue con Harp, su empeño, dedicación, tiempo y amor a la cultura afromexicana, y fue ella quien nos enseñó a rescatar y ver a todos los descendientes”, aseguró.

Por su parte, Harp resaltó que desde el Senado se logró el reconocimiento constitucional de los pueblos y comunidades afromexicanos; “y hablamos en plural, porque son muchas.

“Estamos celebrando la edición de este libro, cualquier pretexto para hablar del tema es bueno; tenemos 500 años de silencio y si podemos utilizar la cultura, podremos gozar todos los elementos de las culturas afromexicanas”, señaló la también cantante.

El libro se conforma por 10 capítulos e incluye una introducción escrita por Susana Harp y textos de personalidades como el musicólogo Sergio Navarrete, el decimista Samuel Aguilera, la antropóloga Gabriela Iturralde, la socióloga María Elisa González Gutiérrez, la experta en derechos humanos Alexandra Haas Paciuc y la académica Citlali

Quecha Reyna.

En su participación, Gabriela Iturralde señaló que el volumen cierra con un colofón de Cuauhtémoc Peña, quien sugiere que hoy México tiene la oportunidad de reconciliarse con el pasado y el presente de su población afromexicana, y detalló que las más de 40 imágenes expuestas son recientes y del archivo de los artistas fueron tomadas principalmente en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca.

[gallery td_gallery_title_input="Fotos: Eduardo Cabrera, La Razón" link="file" size="full" td_select_gallery_slide="slide" ids="eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTYuanBnIiwidGl0bGUiOiIyNi02IiwiY2FwdGlvbiI6IkJhaWxhcmluZXMgZGUgIGxhIGNvbXBhXHUwMGYxXHUwMGVkYSBBbG1hIENpbWFycm9uYSwgZHVyYW50ZSB1bmEgZGVtb3N0cmFjaVx1MDBmM24gZGFuY1x1MDBlZHN0aWNhLiIsImFsdCI6IiIsImRlc2NyaXB0aW9uIjoiIn0=,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAyMFwvMDJcLzI2LTUxLmpwZyIsInRpdGxlIjoiMjYtNTEiLCJjYXB0aW9uIjoiRGUgaXpxLiBhIGRlci4gSFx1MDBlOWN0b3IgQWd1aWxlcmEsIEpvc1x1MDBlOSBNYW51ZWwgQWd1aWxlcmEsIEFsZnJlZG8gTWVuZG96YSwgU3VzYW5hIEhhcnAsICBHbG9yaWEgU1x1MDBlMW5jaGV6IEhlcm5cdTAwZTFuZGV6IHkgR2FicmllbGEgSXR1cnJhbGRlLCBheWVyIGVuIGxhIEFudGlndWEgU2VkZSBkZWwgU2VuYWRvLiIsImFsdCI6IiIsImRlc2NyaXB0aW9uIjoiIn0="]

“Un libro es una ventana al mundo, pero no cabe el universo completo; siempre nos faltan páginas para decir todo lo que queremos y reflejar todo lo que tendría que estar. Necesitamos siempre varios tomos en donde estén recogidas las características de las poblaciones afromexicanas de todas las regiones del país, así como las creaciones artísticas, fotográficas y científicas que estos hombres y mujeres están realizando”, abundó Iturralde.

Finalmente, la fotógrafa Blanca Charolet agradeció a la comunidad afrodescendiente por haberle permitido retratarla. “Susana (Harp) desde hace mucho tiempo atrás tenía la inquietud de apoyar a estas personas y a través de la música hizo un gran evento que se llamó Santa negritud.

“Estoy con ustedes compartiendo este sueño y experiencia de haber convivido con las comunidades; el año pasado hicimos un recorrido a través de 11 y nos pudimos dar cuenta de todas las dificultades y necesidades que tienen; es un testimonio de su vida y de su alegría: no importan las carencias, ¡todo el tiempo están en la fiesta!”, puntualizó.