Busca la Triple Corona Doble

Graco Morlan va por año histórico en nado abierto

En charla exclusiva con La Razón, el atleta contó su experiencia en las aguas abiertas; ya cuenta con los cruces del Canal de Catalina y de la Isla de Manhattan

23-1
El mexicano, durante una de sus competencias.Foto: Especial
Por:
  • Rolando Morejón

Los retos son algo que apasionan a Graco Morlan, nadador mexicano que está en busca de convertirse en la primera persona en conseguir una Triple Corona Doble en nado de aguas abiertas.

El logro consiste en darle dos vueltas a la Isla de Manhattan, un cruce doble al Canal de Catalina y nadar por el Canal de la Mancha, de Inglaterra a Francia y de regreso. Hasta el momento, él ya logró dos de los tres que se necesitan.

“En 2021 vamos por esa Triple Corona Doble y esperar que se concrete con ese nado en el Canal de la Mancha”, dijo el nadador en charla con La Razón.

En septiembre de este año, Graco intentó concretar la hazaña; sin embargo, una mala planeación en el Canal de la Mancha, impidió que lograra convertirse en el primero con una Triple Corona Doble.

Morlan recuerda que, pese a sentirse en condiciones tanto físicas como mentales, la marea tan fuerte que había en el regreso hacia Inglaterra, impidió que pudiera seguir nadando.

Un entrenador me invitó de relevo en 2011 al Canal de la Mancha. Me gustó retarme como ser humano y tener una fuerza mental para soportar las condiciones físicas

Graco Morlan, nadador mexicano

“Me sentía muy bien. Físicamente estaba tan bien que me sentía listo para hacer un nado triple en el Canal de la Mancha. Había entrenado muy bien con todos mis entrenadores, mi nutrióloga, el psicólogo. Estaba preparado, pero no contábamos con una marea nos impediría concretar esa hazaña”, recordó.

“Sales de Inglaterra a Francia y de ahí tienes que regresar. Cuando llego a Francia y vengo de regreso, ya con aproximadamente 15 horas nadadas y 70 kilómetros, mi tripulación me comenta que no me he separado de Francia, aunque ya llevábamos 20 kilómetros nadados”, agregó.

Pese a que aseguró que fue un golpe duro decidir abandonar la prueba, se dijo motivado, pues no consideró que fuera su culpa, sino de la mala planeación de la embarcación.

“La corriente era más fuerte. Humanamente era imposible romper esa corriente y ahí fue cuando decidimos con todo el equipo abandonar la prueba, porque resultaba ocioso seguir nadando y me iba a quedar siempre del lado francés, entonces decidimos entre todos que me subieran a la embarcación… Ya después lo analizas y te das cuenta que no fue nuestra culpa, nosotros hicimos todo lo que estaba de nuestra parte y fue culpa de la mala planeación por parte de la embarcación”, contó.

Finalmente, contó una de las experiencias que más lo han marcado desde que inició en este deporte, mientras cruzaba el Canal de Catalina, donde hay más de 35 especies de tiburón.

“El más complicado fue el de Catalina, porque el regreso me tocó muy fuerte el viento y se incrementaba el oleaje. Ir arriba de 5 nudos es muy complicado para los nadadores. Ahí hice más de 25 horas y sí lo sufrí”, dijo.

“En Catalina sentí que había un animal muy grande. Sabemos que ahí hay 39 especies de tiburones, entonces yo sentía que un animal iba jugando conmigo, pero no lo veía porque eran las 3 de la mañana, entonces me paré y le pregunté a mi entrenador y al final seguí porque sé que si esto es lo que quiero hacer, son cosas a las que me tengo que enfrentar”, sentenció el mexicano.