Por los pasos de Michael Phelps

La natación y los nuevos rostros del olimpismo

Ariarne Titmus ya derrotó en dos ocasiones a la favorita Katie Ledecky; Yui Ohashi suma un par de preseas doradas que tienen a Japón en lo alto del medallero

25-1
La natación y los nuevos rostros del olimpismoFotoarte: Luis de la Fuente, La Razón
Por:
  • Enrique Villanueva

Los de Tokio 2020 son los primeros Juegos Olímpicos sin el estadounidense Michael Phelps, La Bala de Baltimore que dominó la natación de Atenas 2004 a Río 2016, ganando 28 medallas (23 oros, 3 platas y 2 bronces).

Ahora es el turno de nuevas generaciones de exponentes en una de las disciplinas más relevantes en cada edición del magno evento. Su compatriota Katie Ledecky, quien participa en su tercera justa veraniega, ganó el oro en los 1,500 metros libre, distancia que por primera vez se nada en la categoría femenil en la máxima justa deportiva.

Tomó una gran ventaja desde el principio, pero pasó problemas para superar a su compatriota Erica Sullivan en los últimos metros. Sin embargo, llegó primera con tiempo de 15 minutos, 37,39 segundos. Sullivan terminó en segundo puesto con 15:41,41, mientras que el bronce fue para la alemana Sarah Kohler, con 15:42,91.

Una de las caras jóvenes en este deporte es la de la australiana Ariarne Titmus, quien compite en sus primeros Juegos Olímpicos y en la capital de Japón ya conquistó las preseas áureas en los 200 y 400 metros libres, en las dos ellas dejo a Ledecky con la plata, la amplia favorita en la disciplina .

La originaria de Tasmania, una pequeña isla-estado de Australia, empezó a practicar la natación cuando tenía 7 años. Su apodo de Terminator se debe a su habilidad y contundencia en el agua.

En 2015, Titmus y su familia dejaron Tasmania para irse a vivir a Queensland, Brisbane, en busca de mejores oportunidades para entrenar. Su capacidad le ha valido, entre otros logros, nueve medallas en campeonatos mundiales organizados por la Federación Internacional de Natación.

Gráfico

Una de las mayores sorpresas que ha dejado Tokio 2020 hasta el momento es la del tunecino Ahmed Hafnaoui, quien con apenas 18 años dio muestra de su gran talento al proclamarse campeón en los 400 metros libres tras detener el reloj en 3 minutos y 43.26 segundos, superando al australiano Jack McLoughlin y al estadounidense Kieran Smith.

La hazaña del oriundo de la provincia de Gafsa cobró mayor relevancia al haberse convertido en el segundo nadador africano en la historia de la competencia en colgarse el oro después de la sudafricana Joan Harrison, que tenía 16 primaveras cuando ganó los 100 metros espalda en Helsinki 1952.

Hafnaoui comenzó a nadar a los 6 años cuando su padre lo inscribió en un club de natación. Su limitada experiencia internacional incluye un octavo puesto en los 400 libres en los Jugos Olímpicos de la Juventud de 2018.

También se apunta como nueva figura de la natación a nivel internacional el húngaro Kristof Milak, quien batió la marca que Michael Phelps había impuesto en los 200 metros mariposa en Beijing 2008 con un tiempo de 1:52.03. El magiar se adjudicó el metal dorado en dicha prueba con 1:51.25., dejando atrás al japonés Tomoru Honda (plata) y al italiano Federico Burdisso (bronce).

El otro rostro nuevo de la natación en el Olimpismo es el de la japonesa Yui Ohashi, de 25 años, quien finalizó primera en las pruebas de 200 y 400 metros combinados. Pese al éxito, la nacida en Hikone aseguró que “no me siento como una estrella”. 

  • El dato: El relevo de Gran Bretaña masculino de 4x200m estuvo a punto de batir el récord del mundo en el relevo de 4x200m libres.