También fue actor de novelas y cine

Defensor de los derechos y hasta chef, sus otros fuertes

El yucateco exigió la protección de obras intelectuales, luchó por su difusión y pugnó por la introducción la figura de la copia privada; pensaba publicar un libro de recetas

14
El maestro, durante una conferencia de prensa, en 2018.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Antonio López

Amante de la gastronomía, cinéfilo, defensor de los derechos de su gremio y hasta actor, son algunas de las aficiones que tuvo Armando Manzanero cuando no estaba en el plano musical.

El cantautor mexicano destacó por ser un férreo defensor de los derechos de su profesión. Se plantó frente al expresidente Felipe Calderón para exigir la protección de las obras intelectuales; se reunió con Enrique Peña Nieto para pedir ampliar la difusión de la obra de compositores y autores mexicanos; e hizo lo mismo con Andrés Manuel López Obrador, a quien solicitó la introducción de la figura de copias privadas.

Cuando no la hacía de músico o abogado, Manzanero aprovechaba el tiempo libre para ponerse el mandil, pues fue un declarado amante de la cocina.

La música es algo intangible, no es como un refresco, o un automóvil, que lo pago y me lo llevo. Hay instituciones muy importantes, con todo el saber del mundo

Armando Manzanero, Compositor

Su amor por el plato fue legendario y se dice que sus habilidades culinarias eran tan destacadas como su lírica. “Cocinar y componer canciones, no sólo las domino; las ejecuto. El sábado tengo programado hacer una gallina en escabeche, porque mi señora llega el viernes y la voy a agasajar”, declaró en un programa de televisión en 2018.

Incluso se dijo que el autor de “Somos novios” publicaría, junto al chef David Cetina Medina, un libro de recetas familiares de cocina yucateca.

Gráfico

Otra de las grandes pasiones de Amando Manzanero fueron el cine y la televisión, en las cuales incluso colaboró en sustanciales ocasiones.

En 1969 filmó la película Corazón contento, también conocida como Somos novios, producción en la que interpretó los temas “Adoro” y “Me gustas”; y además actuó al lado de Angélica María. En 1992 hizo pareja cómica con Jorge Ortiz de Pinedo en la cinta Cándido de día, Pérez de noche, filme en el que el cantautor hizo el papel de un hombre enamorado de la esposa de su mejor amigo, por lo que se dedica a jugarle bromas muy pesadas a la pareja.

Hace del trabajo constante su fuente de inspiración; de tres o cuatro minutos el paisaje donde la melodía compleja y las frases sencillas hacen inevitable el enamoramiento

Carlos Monsiváis, Escritor

También en el año 2000 participó en el capítulo final de la exitosa telenovela Yo soy Betty la fea, en el que la pareja protagonista se casa mientras el compositor interpreta una de sus bellas melodías; en 2014 se hizo presente en la final de Quiero amarte, en la que aparece cantando mientras los protagonistas se juran amor eterno.

En todas estas facetas, la de defensor del gremio fue la más destacada, pues desde agosto de 2010, cuando asumió el cargo de presidente del Consejo Directivo de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), se dedicó a pugnar sin tregua la necesidad de una reforma para introducir la figura de la copia privada como mecanismo para resarcir el daño por el uso indiscriminado de las obras intelectuales en plataformas digitales.

Gráfico

Se lo pidió al expresidente Felipe Calderón, durante una reunión privada donde recibió una promesa que nunca se materializó.

Pese a ello, Don Armando Manzanero fue un hombre de convicciones y nunca zanjó en sus ideales, por lo que aprovechó dos encuentors que sostuvo con el expresidente Enrique Peña Nieto para pedirle lo mismo; el primero fue el 14 de marzo de 2014 y el segundo dos años después, el 13 de noviembre, ambas en Los Pinos. El titular del Ejecutivo federal informó que daría cauce a las peticiones, cosa que no ocurrió.

Su lucha no dio tregua y esperó paciente la llegada de un nuevo mandatario. Con la victoria de López Obrador, el cantautor se dijo esperanzado y fue, el 16 enero de 2020, en el marco del festejo del Día del Compositor, cuando se lo pidió de nuevo al actual mandatario.

“La música es algo intangible, no es como un refresco, o un automóvil, que lo pago y me lo llevo. En este momento hay instituciones muy importantes, con todo el saber del mundo, pero que sencillamente se niegan a pagar el derecho de autor”, declaró.

Tras el planteamiento, el 25 de febrero de este año, AMLO citó a Manzanero en Palacio Nacional, donde lo invitó a recorrer los espacios del histórico recinto, incluido el balcón presidencial desde el que intercambió saludos con las personas que caminaban por el Zócalo capitalino. Ahí, el Ejecutivo le informó sobre el impulso de una reforma a la Ley Federal del Derecho de Autor, en materia de remuneración compensatoria por concepto de copia privada.

La propuesta fue suscrita en la Cámara de Diputados por el legislador Sergio Mayer Bretón, misma que fue dictaminada y aprobada al interior de la Comisión de Cultura y Cinematografía el pasado 21 de abril. A la fecha, y tras la partida del cantautor, ésta sigue sin subir al Pleno.