Empresas siguen estrictos protocolos sanitarios 

Doblaje, un trabajo de riesgo que sobrevive a la pandemia

Los actores de doblaje Humberto Velez (voz de Homero Simpson) y Dulce Guerrero (voz de Fiona) se adaptan a la pandemia

5ed0b58e5884d
Los actores de doblaje que laboran desde casa enfrentan carencias como la falta de “una sala aislada, acolchada y con equipo de calidad que se requiere para la transmisión internacional". Foto: Especial
Por:

En esta época de pandemia por el Covid-19, el doblaje se ha convertido en un trabajo de alto riesgo debido a que los actores laboran con su voz en espacios cerrados y con micrófonos compartidos, por lo que unos —los que no cuentan con estudios profesionales de grabación en casa— han optado por dejar de atender llamados o solamente acuden a las empresas que cuenten con los mayores estándares de seguridad sanitaria.

Humberto Velez, quien ha prestado su voz a Homero Simpson en la popular serie “Los Simpson”, en estos casi cuatro meses de haberse registrado el primer caso de coronavirus en el país, es uno de los afectados y ha tenido que reinventarse para solventar sus gastos, pues “he preferido dejar de tener llamados porque me saldría más caro contagiarme”, señaló en entrevista con La Razón.

Humberto Velez, el genio detrás de la voz en español de HomeroFoto: Especial

En México los 35 estudios de doblaje generan más de mil empleos directos y seis mil indirectos.

Los actores de doblaje no cuentan con seguridad social y los que la tienen es porque pertenecen al Consejo de Empresas Mexicanas de la Industria del Doblaje (CEMID). Apenas este viernes 10 de julio, Gabriel Chávez, quien ha prestado su voz al icónico Sr. Burns de “Los Simpson”, informó que había presentado fiebre, dolor del cuerpo y de estómago y problemas para respirar, síntomas relacionados con el COVID-19, aunque más tarde declaró que “aparentemente es una infección intestinal”. Esto lo obligó a cancelar los eventos virtuales en los que participaría.

Humberto Velez, señaló que uno de los problemas que enfrentan los actores es que carecen de “una sala aislada, acolchada y con equipo de calidad que se requiere para la transmisión internacional. El problema es que esto ya se está prolongando demasiado, he ido un par de veces a alguna empresa que me ofrece condiciones óptimas de higienización; por ejemplo, que yo sea el único que voy a grabar ese día en esa sala; sin embargo, hay compañías que no te ofrecen tanto cuidado, entonces ahí sabes que no es muy sano ir”, explicó.

En el país, de acuerdo con cifras del Consejo de Empresas Mexicanas de la Industria del Doblaje, existen mil 500 actores de doblaje y 35 estudios. Y ésta es una industria que tiene un valor cercano a los 66 millones de dólares.

TRABAJA MÁS, PERO GANA MENOS

Antes de la pandemia su agenda 2020 estaba casi cubierta; sin embargo, todo se vino abajo. “Mi calendario siempre ha estado lleno, tenía desde enero hasta diciembre cubiertos la mayoría de los fines de semana, como 25, pero también tenía llamados, grabaciones de doblaje y de audiolibros. Cuando se vino la pandemia se cayó todo eso, era presencial y masivo”, lamentó Humberto Velez.

Para sortear esta situación, puesto que no contaba con ahorros porque trabaja al día, el actor de doblaje tuvo que dejar de lado su profesión y hallar otras formas de trabajo, desde vender zapatos, hasta dar clases en línea, ofrecer convivencias online con fans y vender audios de los personajes a los cuales ha prestado su voz (Homero Simpson, Winnie Pooh, Lord Farquaad de Shrek y el gato Pelusa de Stuart Little).

“Estoy trabajando para tres empresas que me ofrecieron dar clases en línea, al principio me resistía mucho, porque las clases deben ser presenciales sobre todo en este tipo de materias, doblaje, actuación y danza; otra actividad son las convivencias que estoy organizando con la gente, como si fuera un evento en vivo, pero en línea, le cobro a la gente la entrada, y estoy haciendo audios de mis personajes, los vendo, la gente me está entendiendo muy bien que ni estoy pidiendo limosna, ni los estoy estafando, y me pagan un dinerito muy decente”, detalló.

Velez también se alió con la empresa de zapatos Chahneke para lanzar una edición limitada a cien pares que alude al famoso personaje al que ha prestado su voz: Homero Simpson.

“Con eso también me defiendo, y lo que se acumule esta semana, porque se nos acaba de ocurrir hacer una serie de espectáculos grupales, vamos a hacer el primero, el 13 de julio, con el grupo de doblaje de “Los Simpson”, y el grupo de actores de “South Park”, como si fuera una lucha libre, nos mandamos amenazas por Facebook, no nos vamos a hacer millonarios con eso, sólo queremos sacar para la comida del día”, indicó.

Aunque ahora ya tiene más trabajo, Velez lamentó que sea a cambio de menores ingresos, pues “es lo mismo para más barato, en línea no pagan igual”. Aún así, se ha unido a iniciativas para apoyar a técnicos de teatro y de doblaje que no tienen trabajo, a través de estas funciones se han recaudado recursos para llevarles despensas.

AHORRAN EN GASTOS

Si bien, Dulce Guerrero, quien ha hecho el doblaje de personajes como la princesa Fiona y Anastasia, contaba con ahorros y tiene un estudio de grabación profesional en casa, ha disminuido sus gastos para que rinda más su dinero, pues en abril no hubo trabajo y desde mayo comenzó a laborar.

“Muchos actores están devastados porque no tienen un estudio para grabar y somos pocos, un porcentaje menor los que ya teníamos un estudio habilitado. Al inicio no hubo trabajo, abril sí fue un mes muy afectado, porque de doblaje no se hizo nada.

Dulce GuerreroFoto: Especial

“Tenía dinero ahorrado y quité ciertos gastos que eran de ‘lujo’, como ir a un restaurante. Sí me afectó económicamente, pero fui administrando muy cuidadosamente lo que tenía, piensas muy con cuidado pagar cosas elementales, la comida, las rentas, los gastos de agua, lo básico”, compartió en entrevista la también actriz de teatro y locutora.

OFRECEN LOS MÁS ALTOS ESTÁNDARES

Para continuar operando, las empresas de doblaje están implementando medidas sanitarias con los más altos estándares con el fin de garantizar la seguridad de sus trabajadores y actores, lo cual ha implicado gastos que no estaban contemplados.

La compañía Caaliope, que dirige Carlos Sánchez, desde febrero pasado, se adelantó e hizo adecuaciones que implicaron un gasto de 60 mil pesos, a los que se han sumado 80 mil pesos en gastos mensuales de transporte especial para sus empleados y material de limpieza. Por ejemplo, en la adquisición de protectores desechables de audífonos y micrófonos se destinaron 15 mil pesos; y en la limpieza de teclados y superficies se invierten 12 mil pesos.

Algunas medidas que se implementan en los estudios de grabación:

- Uso obligatorio de cubrebocas y trajes especiales

- Limpieza de sala, antes, durante y después de la grabación

- Utlización de protectores desechables de audífonos y micrófonos

- Filtros de ingreso

“El doblaje es de alto riesgo, porque son cabinas cerradas, instalaciones con aires acondicionados, con uso de micrófonos que cuando son mal procesados en términos de protocolos de higiene, son reservorios de bichos. Muchos estudios cerraron por tiempo indefinido y otros tuvieron que salir adelante porque los compromisos son muy grandes”, señaló Carlos Sánchez, a La Razón.

Lo primero que se hizo en Caaliope fue adquirir micrófonos de alta tecnología para grabar a larga distancia y se desmontó todo el estudio para limpiarlo. “Nos tuvimos que endrogar, se higienizó de arriba a abajo, desde un monitor y una pantalla, hasta el último clavo, pasando por todas las alfombras”, detalló.

Quienes pueden laborar desde casa lo hacen y los que no, utilizan trajes especiales. “Contratamos un servicio de auto privado para que nadie estuviera usando transporte público, se hacen rutas, los que no tienen que estar ahí no van a la oficina. Los protocolos de las cámaras me checan quién no tiene cubrebocas para decirle que se lo ponga; los protocolos que tenemos nos tienen a la altura de un quirófano”, compartió Sánchez, quien también es vicepresidente del Consejo de Empresas Mexicanas de la Industria del Doblaje (CEMID)

Cuando un actor de doblaje acude al estudio, se hace “todo un ritual, antes, en el momento y después de que termina una sesión, de limpieza, de uso de guantes, de utilización de cubrebocas, tener desinfectantes en los ductos de aire acondicionado. Hasta ahorita no hemos tenido un sólo problema de enfermedad, lo mismo ocurre con los compañeros que forman parte del CEMID, los protocolos de Grupo Macías son altísimos, igual que los de Labo”, aseguró.

Aunque el trabajo aumentó para los estudios de doblaje debido a la demanda de personas que consumían productos audiovisuales en televisión y streaming por estar en sus casas confinados, esto lo han destinado en sus medidas de limpieza.

“Entre un 20 y 25 por ciento aumentó el trabajo, pero la utilidad que hemos tenido en estos días se convierte en gasto de operación de limpieza, entonces estamos tablas”, finalizó Sánchez.