"Sonreía chueco", dice

María León confiesa que tuvo parálisis facial 2 meses tras caerse del tubo (VIDEO)

La cantante contó que por lo duro de la caída se le machacaron los músculos de la frente; pensó que se había quedado chimuela

f1280x720-151860_283535_6749
María LeónEspecial
Por:
  • La Razón Online

María León ha dejado claro que es una maestra del pole dance, disciplina la cual promociona, pero que también le ha causado problemas de salud.

Y es que la cantante aseguró a Fernanda Familiar que sufrió de parálisis facial casi dos meses luego de que tuvo una caída tan fuerte con la que pensó que hasta se había quedado chimuela.

“Caigo de cabeza y arriba de mí caen mis pompis. Escucho que algo truena y cuando me levanto siento caliente, dije ‘me rompí la nariz’. Corrí con mi expareja y le digo ‘dime que tengo todos los dientes’. Tenía todo lleno de sangre”, contó.

A la hora que llego me doy cuenta que no es mi nariz, ni mis dientes, sino que había tenido un golpe tan fuerte que el sangrado vino de un golpe craneal. Entonces me dejan seis horas en observación y me hacen los estudios porque el doctor pensó que tenía fractura de cráneo”, agregó.

Por si fuera poco, el golpe le causó un esguince cervical: “yo estaba en Rocky Balboa, con el ojo cerrado, morado y tuve que ausentarme una semana de la producción y después estuve dos meses con parálisis facial”, narró.

María León confesó que. como en ese entonces estaba grabando una serie, le pidió al doctor que mintiera en la receta médica para que no perdiera su papel.

“Le rogaba al doctor ‘por favor, vamos a decir que tuve un choque, porque si la producción sabe que me caí del tubo me van a correr’. Porque firmas un contrato de que no expones a cosas de peligro, pero para mí no era tan peligroso, para mí era mi rutina de ejercicio diaria”, señaló.

María continuó en la serie porque su doctor la ayudó, pero se enfrentó a una parálisis consecuencia de que todos los músculos de la frente se le “machacaron”. Tuvo que someterse a una terapia de electroestimulación.

Por ello, en las grabaciones sólo ponían el lado derecho de su cara, pues el izquierdo lo tenía “chueco; sonreía y se veía rarísimo”, finalizó.