“Varios se quedaron afuera; sacaron almohadas y cobijas”

Se mueve placa que estuvo 100 años “dormida” y pega a Guerrero

En Coyuca, 1 deceso y 278 casas dañadas; en Acapulco afecta 150 viviendas y 7 hospitales; “fue un día triste”: AMLO

Acapulco
Daños en Acapulco por el sismo del 7 de septiembre, ayer.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Frida Sánchez

El sismo de este martes sacudió una zona en la que desde hace más de un siglo no se registraba uno de grandes magnitudes.

De acuerdo con la aplicación SkyAlert, el último movimiento telúrico importante que se registró en el municipio de Acapulco ocurrió el 30 de julio de 1909 y tuvo una magnitud de 7.2, muy similar a la del que se registró la noche del 7 de septiembre.

Planteó como posibilidad de origen del temblor la zona norte de la brecha de Guerrero, una zona sísmica en la que desde 1911 no se ha registrado un sismo de magnitudes importantes.

El intenso movimiento fue percibido con temor y zozobra entre los habitantes y visitantes del puerto.

Lorena Gutiérrez, una mujer de 27 años que visitó Acapulco por cuestiones de trabajo, comentó a La Razón que “nunca” había experimentado un temblor tan fuerte. “Me tocó prácticamente en el epicentro y se sintió muy fuerte”, expresó, al explicar que durante la noche ya no pudo dormir tranquila ni regresar a gusto al hotel.

“Varios se quedaron afuera, sacaron almohadas y cobijas, y mejor se quedaron en los jardines, afuera, por el miedo de que no sabemos si vuelva a temblar, de que avisan que ya van tantas réplicas”, comentó.

El sismo de magnitud 7.1 con epicentro a 11 kilómetros de Acapulco, Guerrero, dejó afectaciones en al menos 278 casas y generó 45 deslizamientos de tierra en carreteras, además de la muerte de un hombre en el municipio de Coyuca de Benítez, confirmó ayer el gobernador Héctor Astudillo.

El municipio más afectado fue Acapulco, por la cercanía del epicentro, en donde se reportaron daños en 150 domicilios y siete hospitales, además de afectaciones en estructuras de hoteles -donde hubo cuarteaduras importantes-, vidrios rotos, caída de postes y plafones, y 40 derrumbes, principalmente de tierra en carreteras.

En Coyuca de Benítez se tuvo reporte de daños en 100 domicilios y la muerte de un joven a causa de la caída de un poste.

Un auto fue aplastado en Acapulco debido a un deslizamiento de tierra producido por el temblor.Foto: Cuartoscuro

Con daños en 28 viviendas se reportaron los municipios de Pilcaya, Mochitlán, José Joaquín Herrera y Taxco.

También se registraron afectaciones en hospitales de Ometepec y Huitzuco. En el hotel Emporio, de la zona dorada de Acapulco, se cayó un plafón que ocasionó daños a tres vehículos que permanecían estacionados.

Durante la mañana de ayer se informó el cierre temporal del Aeropuerto de Guerrero, que reanudó operaciones cerca del mediodía luego de que se confirmara que se encontraba en condiciones para su funcionamiento.

También se replicaron cierres en la carretera Escénica, así como en carriles del Macrotúnel y el Maxitúnel, donde hubo derrumbes de tierra, escombros y piedras -algunas de varias toneladas-.

El movimiento telúrico también se percibió en otros 13 estados del centro y sur del país, además de la capital mexicana; en todos, los gobiernos estatales informaron saldo blanco, salvo afectaciones menores en muros de edificios y vidrios rotos en hospitales y colegios.

Hasta el corte de las 23:00 horas de ayer, el Servicio Sismológico Nacional (SSN) informó que sumaban 329 réplicas del sismo originado en Acapulco. La de mayor magnitud fue de 5.2 y se reportó a las 21:18 horas del martes, menos de una hora después de ocurrido el movimiento que atemorizó a los habitantes de la región.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como “un día triste” el 7 de septiembre por las inundaciones, desbordamientos de ríos, presas y el temblor de magnitud 7.1, lo que ha dejado hasta ahora 25 personas fallecidas por esos fenómenos naturales.

En la conferencia mañanera, López Obrador confirmó que luego del fuerte temblor ocurrido antes de las 9 de la noche del martes, no hay daños mayores.

“Afortunadamente no hay daños mayores; hasta ahora una víctima, un joven que iba conduciendo una motocicleta y perdió la vida, eso en Guerrero”, señaló.

Ayer, el área de consulta externa del Hospital La Raza en la Ciudad de México, que pertenece al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), presentó afectaciones materiales que obligaron al personal a suspender durante las primeras horas su servicio, aunque más tarde fue reanudado.

Poco después del movimiento telúrico comenzaron a circular imágenes de uno de los costados de la unidad médica, cuyas ventanas estaban colapsadas.

Sin embargo, en entrevista con La Razón, Ignacio Ortega, de la coordinación de Comunicación Social del IMSS, señaló que sólo se reportaron cristales rotos, por lo que el servicio fue suspendido alrededor de las 7:30 horas para reemplazarlos por unos nuevos.

Negó que el edificio haya presentado fallas estructurales y cortes en el suministro eléctrico, como se especuló, y agregó que el hospital cuenta con una planta de electricidad que abastece a la unidad cuando suceden apagones en la ciudad.

  • El dato: Las luces que se vieron en el cielo durante el sismo se producen cuando una onda sísmica golpea y la fricción genera cargas eléctricas en las rocas de la corteza terrestre.