• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
En la frontera norte lanzan SOS por retornados
Elementos de la Guardia Nacional vigilan el río Suchiate, ayer. Foto: AP

La migración de Centroamérica, así como las repatriaciones de mexicanos desde Estados Unidos afectan al municipio de Rosarito, Baja California, ya que muchas personas llegan “de rebote” desde Tijuana y buscan repatriarse a sus lugares de origen, pero la alcaldía no cuenta con recursos, por ello, se ven en la necesidad de dormir en la calle y plazas públicas, aseguró la alcaldesa Araceli Brown.

“He estado en pláticas con el Instituto Nacional de Migración (INM), porque viene mucha gente de EU que son repatriados y muchos de Centroamérica. Todos llegan desde Tijuana, porque allá ya no hay espacio en los albergues ni atención que les brinden. Requiero que nos ayuden porque aunque la migración no es mucha, sí han estado llegando desde el año pasado y son personas que no pueden regresar a sus lugares de origen”, destacó.

Te puede interesar: En caravanas hay conducción política, señala AMLO

En entrevista con La Razón, la funcionaria dijo que los migrantes en las calles se han convertido en una problemática social, porque no hay en el municipio lugares como en Tijuana, con grandes espacios para albergar a quienes van de tránsito a Estados Unidos.

“Por ejemplo, la Casa del Migrante no la tenemos. Se van asentando en Rosarito al paso de los meses y eso nos ha estado generando una problemática social muy grande, porque muchos de ellos deambulan en las calles, se quedan en parques y avenidas”, señaló.

“Requiero que nos ayuden, porque aunque la migración no es mucha, han estado llegando desde el año pasado y son personas que no pueden regresar a sus lugares de origen”

Araceli Brown

Alcaldesa de Playas de Rosarito

Además, la alcaldesa destacó que muchos han incurrido en delincuencia al no contar con recursos para subsistir, lo que se vuelve un círculo vicioso que las autoridades no pueden detener, ya que saltan a otro municipio y después regresan.

“No tenemos el recurso para poder regresarlos a Chiapas. Hace unas semanas platiqué con muchos migrantes que no han pasado a Estados Unidos o que a otros los deportaron, pero la situación es la misma, no tienen dinero, familiares ni trabajo; entonces me piden ayuda para regresar a Chiapas, pero no puedo hacerlo, porque no tengo el dinero para ello”, refirió.

La alcaldesa refirió que en Rosarito hay al menos tres mil ciudadanos de origen centroamericano, según los últimos censos; sin embargo la mayoría proviene de Tijuana, que es un municipio de arribo de migrantes, por lo que únicamente cuentan con un refugio que da techo al menos a cien personas, lo cual queda rebasado.

  • El dato: En 2019, el número de connacionales deportados por la aduana de Mexicali fue de 20 mil 400, informó el representante en Baja California del Instituto Nacional de Migración.

“Tenemos un albergue preparado para cualquier contingencia, le caben sólo cien personas; pues llegan de rebote de Tijuana, porque se les hace atractivo estar en la playa y poder dormir en los alrededores”, aseguró.

Por esta razón, explicó que el municipio requiere una partida especial para enfrentar el fenómeno, ya que “las personas desean regresarse a Tapachula, pero el vuelo es muy caro. Si los mandamos en camión también es caro y son muchos días, porque aparte tienen que llegar a la Ciudad de México y hacer un transbordo, porque el país es muy grande”.